Tu bi’Shvat, el año nuevo de los árboles

El mes de Shebat es el mes 11 a partir de Nisan. Con esta numeración es nombrado varias veces en la Torá. Siempre su principio de mes (Rosh Jodesh) es un día.
El símbolo del mes es un balde o caldero, ya que en la Tierra de Israel ya ha llovido lo suficiente para que todos los pozos y manantiales estén a punto de desbordar al comenzar este mes. Siendo así, el agua que cada uno extrae para su uso, la encuentra casi al nivel del pozo y no en su profundidad.

1) El 1° del mes Moisés, escribió el quinto libro, Debarím, de la Torá que en cierta medida recopila muchísimos preceptos, agregando detalles y algunos nuevos. Bien se dice por este hecho que esta fecha es comparada con el 6 de Sivan, día en el que recibimos la Torá en el Monte de Sinaí.

2) Shabat Shirá
Siempre en este mes leemos la perashá de Beshalaj en el Shabat Shirá; del canto Esta porción semanal incluye el cántico y alabanza, que todos los yehudím al unísono entonaron al hundirse los egipcios, como agradecimiento a Dios al haberse salvado. Por eso el nombre y la mención especial, a pesar que hay otros temas interesantes en la perashá como ser el maná del cielo, la guerra con Amalek, etc.

3) El 15 del mes es un día especial para la Mishná ya que lo denomina Rosh Hashaná de los árboles frutales, uno de los principios de año, llamado en hebreo Tu bi’Shvat. Al haber caído la mayoría de las lluvias, comienzan a crecer los frutos.
En el helado paisaje invernal que este mes presenta la tierra de Israel y en medio de la aparente inactividad de sus campos, todo sin embargo comienza a cobrar vida. La savia se eleva dentro de los arboles para que broten los nuevos frutos.

¿Como se festeja Tu bi’Shvat? Se acostumbra a comer frutas de los arboles (si es posible, las típicas de Eretz Israel) y especialmente las citadas en el versículo de la Torá que alaba a la tierra de Israel: “Tierra de trigo y cebada, de viñas, higueras y granados, tierra de olivos y de miel (de dátiles)” (Devarím 8:8).

En el libro Torat Emet, de Rabi Iehuda Leib Eiger de Lublin, esta escrito que esta costumbre de Tu bi’Shvat deriva del inmenso placer que le causa a Di-s observar cuando un judío disfruta de los deliciosos frutos que El puso en Su mundo y bendice por ellos. La satisfacción de Di-s en los Cielos, se manifiesta aquí abajo con el renovado vigor de los arboles para producir sus jugosos y bien formados frutos.

En Tu bi’Shvat se suelen plantar arboles en Israel mostrando el profundo amor del pueblo judío hacia la naturaleza. Comienza la temporada de siembra, (que se extiende desde el 15 de Shevat hasta el 15 de Adar). La Torá nos advierte que en una guerra contra otro pueblo, está prohibido destruir los arboles frutales ya que “el hombre es cual árbol del campo” (Devarím 20:19). El gusto del fruto es equivalente al gusto (del estudio) de la Torá, y su aroma es el aroma del alma del judío iluminada por ella. El hombre debe tener frutos como el árbol (sus buenas acciones), muchas ramas (su interacción con la sociedad y su buena relación con el prójimo), y raíces (su historia y el ejemplo de los devotos ancestros, fieles observantes de los preceptos Divinos). Eso es lo que le da vida.

Por ultimo es costumbre orar en Tu bi’Shvat para que Di-s prepare para nosotros un etrog kasher y especialmente hermoso, con el cual cumplir la mitzvá en Sucot, pues este es el día en el que la savia comienza a elevarse en los árboles.

¡Feliz Tu bi’Shvat! ¡Que H’ manifieste todo Su amor hacia la Humanidad, nos agracie con su Bondad, y sigamos disfrutando con salud y alegría de los tesoros de Su Creación! Amén.