Categoría: Judíos

¿Qué es Sefarad, qué significa para los judíos?

Porque hubimos judíos en la Península Ibérica y no fuimos vencidos, sino que vivimos como vecinos en innumerables localidades. Y esta convivencia se rompió abruptamente con las primeras acciones criminales contra las juderías, alimentadas calurosamente por el clero católico, siempre envidioso de nuestra firmeza en la tradición ancestral. Nos hicieron abandonar Sefarad con la expulsión,

Parashat Yitró

וַיְדַבֵּר אֱלֹהִים, אֵת כָּל-הַדְּבָרִים הָאֵלֶּה לֵאמֹר Y dijo Dios todas estas palabras, diciendo… Éste es el preámbulo a uno de los textos que marcó a toda la humanidad. Los conocidos 10 mandamientos, 10 palabras, 10 decires… Aseret hadibrot… Y hoy me quiero quedar aquí. Conteniendo las ganas de entrar a cada mandamiento con todas sus

El Holocausto casi olvidado

“¿Qué es peor: morir gaseado en Auschwitz o de hambre en Transnistria?“. Es una pregunta para la que puede no haber respuesta. Tampoco Mijail la da: “Uno fue un genocidio de proporciones industriales; el otro, un salvaje Holocausto”. Él no es ni historiador ni taxista, sino ingeniero. Sin embargo, me asiste como chofer a través

“Sea como fuere, somos y seremos.” Golda Meir

“Nunca he sido partidaria de la inflexibilidad, excepto cuando la cosa atañe a ISRAEL. Si se nos critica porque no nos doblegamos, porque no somos flexibles en la cuestión de “ser o no ser”, es porque hemos decidido que, sea como fuere, somos y seremos.” Golda Meir, antes Myerson, nacida Golda Mabovitch (Kiev, Ucrania, 3

Los judíos ante la muerte (II)

La confrontación personal con la muerte, quizás la prueba más dura para un individuo y para una cultura, es por supuesto frecuentemente encontrada en la erudición judía. Las muchas variantes de este tema presentan un aspecto en común — el encuentro con la muerte es observado como un momento trascendental de la vida, con el

El eslabón encontrado (volver a la raíz)

Nuestros abuelos bajaron del barco con los bolsillos vacíos y las maletas repletas, un diccionario implacable y los recuerdos del resplandor de la casa europea. Los afortunados, los que lograron saltar el mar del abismo para empezar desde cero, no tuvieron más opción, desde ese mismo amanecer, que trabajar para sustentar al cuerpo. Sus hijos,