A LAS PUERTAS DE JAG HASUKOT

Hablar de Sukot es mucho más que hablar de una historia lejana, de viviendas en el desierto y más que hablar de los festejos en época de cosecha. es hablar de alegría, que nada tiene que ver con las estridencias, los desmanes, y los excesos. La alegría que representa hacer una elección en nuestras vidas,

PARASHAT KI TAVO: aprendizaje y recuerdo

Imagínense esta escena. Moshé la anticipa antes de entrar a la tierra: “Cuando lleguen y cultiven la tierra y produzca los primeros frutos, cada uno llevará lo que produjo, lo entregará en una canasta al Kohen y dirá lo siguiente: Un arameo errante fue mi padre, el cual descendió a Egipto y habitó allí con

Parashat Ki Tetze: El beneficio personal de la justicia

Estamos adentrados en el mes de Elul y por tanto no podemos dejar de hacer una lectura reflexiva, introspectiva de cada parashá. Nos habla a nosotros y nos da las herramientas para transitar este tiempo de preguntas y búsquedas. Parashat Ki Tetze es un texto riquísimo para hacer un examen de conciencia. En cada Mitzvá

PARASHAT SHOFTIM: Medidas de Justicia

Podríamos hablar de muchos aspectos de la parashá que nos resuenan hoy en día. Podríamos hablar del versículo “No tomarán sobornos; pues el soborno ciega los ojos del sabio, y pervierte las palabras de los justos” (Devarim 16:19) Podríamos inferir de esta parashá la necesidad de la división de poderes: habla de jueces, de reyes,

PARASHAT REÉ: Tiempo y oportunidades

 רְאֵה, אָנֹכִי נֹתֵן לִפְנֵיכֶם–הַיּוֹם: בְּרָכָה, וּקְלָלָה «Mira, Yo pongo frente a ti, hoy, bendición y maldición.» Devarím 11:26 Es inevitable quedarnos acá, en el primer versículo de la parashá. El verbo que da nombre a esta sección de la Torá tiene que ver con el mirar, en modo imperativo. Se nos pide que miremos, se nos

PARASHAT EKEV: el riesgo de la desmemoria

“Y nos cansamos de andar vagando por los bosques y las orillas de los ríos. Y nos fuimos quedando. Inventamos las aldeas y la vida en comunidad, convertimos el hueso en aguja y la púa en arpón, las herramientas nos prolongaron la mano y el mango multiplicó la fuerza del hacha, de la azada y