Parashat Behaalotjá: La sociedad del malestar

El libro de Bemidbar es un compendio de situaciones duraten la travesia en el desierto, muchas de ellas con sabor a fracaso, muchas- al leerlas con los anteojos del presente- no llegamos a comprenderlas. Lo cierto es que esta parashá nos pone ante esta situación: “También dirás al pueblo: Purifíquense para mañana y comerán carne.

Parashat Nasó: Hasta el Mesías es mestizo

Estoy leyendo un libro de Erri de Luca, que se llama escandalosamente, las Santas del Escándalo. En líneas generales se ocupa de 5 mujeres, de hecho las únicas 5 mujeres que aparecen en la lista genealógica del Evangelio de Mateo, desde Abraham hasta Jesús. No vamos a entrar en este terreno que es bien interesante

Shavuot: LAS TABLAS ERAN DE PIEDRA

“Yo había subido al monte a recoger las tablas de piedra, las tablas de la alianza” Deuteronomio 9:9 De piedra eran las tablas. De un material simple y barato. Si algún ser humano hubiera sido encargado de su confección, las hubiera hecho de mármol, bronce, quizás de oro, de algún elemento noble que pudiera ser

Parashat Bemidbar: El elogio del desierto

Comenzamos esta semana un nuevo libro de la Torá: Bemidbar, cuyo significado literal es “En el desierto”. Un libro que nos hará recorrer las historias que el pueblo de Israel vivió durante su extensa travesía en el desierto. Interesante que el nombre del libro y de la parashá aludan a la hostilidad de una geografía

PARASHAT BEJUKOTAI: La ley y la voluntad

La ley y la voluntad es un título que pretende ser el puntapié para una reflexión sobre esta parashá y sobre todo el corpus legal de nuestra tradición. Parashat Bejukotai, la última del libro de Vaikrá, se encarga de dejar bien en claro de los beneficios que tiene cumplir con las leyes, preceptos y mandamientos

Parashat Behar: Lo divino, el trabajo y el monte

“El Eterno habló a Moshé en el monte Sinaí, diciendo: Habla a los Hijos de Israel y diles que cuando hayáis entrado en la tierra que Yo os daré, la tierra tendrá reposo para el Eterno. Seis años sembrarás tu tierra, seis años podarás tu viña y recogerás sus frutos. Pero el séptimo año será