Donde habita haShem

La madre de un niño muy despierto, muy inteligente, lo llevó un día a casa del rabino de la villa. Uno de los discípulos del rabino se burló del niño diciéndole:
-Querido Yankl, te doy un florín si me dices dónde habita haShem.
-Y yo, respondió el niño, te doy dos si me dices dónde no habita.
                                                                           Cuento tradicional judío.P1090142