Los judíos ante la muerte (I)

Una de las tantas paradojas de la historia judía es que en tanto que el pueblo judío ha conocido la muerte antinatural y prematura como una compañera constante probablemente más que cualquier otra nación, cultural y espiritualmente los judíos están notablemente despreocupados por la muerte y el más allá. En el Éxodo de Egipto, los

El eslabón encontrado (volver a la raíz)

Nuestros abuelos bajaron del barco con los bolsillos vacíos y las maletas repletas, un diccionario implacable y los recuerdos del resplandor de la casa europea. Los afortunados, los que lograron saltar el mar del abismo para empezar desde cero, no tuvieron más opción, desde ese mismo amanecer, que trabajar para sustentar al cuerpo. Sus hijos,

La rampa del Templo

El Altar donde se hacían los Korbanot (sacrificios) dentro del Templo tenia una rampa en lugar de una escalera. Esto era para enseñarnos dos cosas muy importantes:  El recato: el hecho de que no hubiese escaleras cuidaba el recato del Cohen (sacerdote) ya que de lo contrario se habría visto su desnudez por los huecos de

Doce tribus, doce piedras

Tal como detalla la Torá, el Pectoral que vestía el Gran Sacerdote tenía doce piedras diferentes, ubicadas en cuatro hileras. Los Sabios nos enseñan que cada piedra correspondía con cada una de las doce tribus, tal como recoge el final del siguiente pasaje bíblico: “Harás un Pectoral de Juicio de diseño tejido, como la artesanía del

Las doce tribus de Israel

Doce fueron los hijos de Jacob: Seis de Lea –Rubén, Shimón, Leví y Iehudá, Isajar y Zevulún- (Génesis 29: 31-35; 30:17-20); Dos de Rajel –Iosef y Biniamín- (Génesis 30: 22-24; 35:16-18) Dos de Bilá, la sirvienta de Rajel –Dan y Naftalí- (Génesis 30:5-8) Y dos de Zilpá, la sirvienta de Lea –Gad y Asher- (Génesis

Coraje (de una madre israelí)

Hasta hace un mes salía de casa con el gas pimienta en la cartera. En estos días lo llevo en la mano, y cuando paso por el parque en donde jardineros árabes trabajan con sierras eléctricas, lo llevo listo para disparar. Mi marido dice que exagero. Que no es para tanto. Que perdí la proporción