Tishá Be’Ab

POR QUE NOS LAMENTAMOS EN TISHA BE´AB?

“En el 9 de Ab fue decretado que nuestros ancestros no entrarían en la Tierra (de Israel) (Bemidbar/Números 14); el primer y el segundo Templo fue destruidos; Betar; la fortaleza de la rebelión de Bar Kojba, fue capturada y la ciudad de Jerusalém fue arrasada” (Talmud Taanit 4).

Tishá BeAb es sin lugar a dudas, el punto más bajo del calendario judío, el día en que acontecieron los sucesos más tristes. En el primer 9 de Ab de nuestra historia, los exploradores enviados para recorrer la Tierra de Israel, regresaron con un mal informe de ella (diez de ellos); lloraron e hicieron llorar sin motivo a todo el pueblo (año 1313 AEC). Por tal causa Hashem decretó que esa generación no entraría en la Tierra Prometida y deambularía 40 años por el desierto y además ese día seria muy triste en la historia del Pueblo Judío.

Entre un sinnúmero de trágicos acontecimientos, en Tishá BeAb  sucedieron estos hechos:

  1.  Ambos Templos de Jerusalem, generadores espirituales de la vida judía, fueron destruidos (años 422 A.E.C y 68 E.C.).
  2.  Cayó la fortaleza de Betar (año 132 E.C.), último baluarte de la resistencia judía, en manos de los romanos, no permitiendo el cruel emperador Adriano que se enterrara a los cientos de miles de judíos asesinados (construyó a tal efecto un cerco gigantesco alrededor del campo de batalla para impedir cualquier misión humanitaria); solo a la muerte de Adriano, 11 años después, fue posible enterrar los cuerpos.
  3.  El papa Urbano II declaró el comienzo de las primeras Cruzadas. Los cruzados, en su enfervorizada marcha rumbo a Oriente, perpetraron las más crueles matanzas de miles de judíos en las comunidades de Francia y Alemania (años 1096 a 1146).
  4.  El Papa Gregorio IX ordenó la quema de cientos de manuscritos del Talmud en París (año 1244).
  5.  Se expulsó a los judíos de Inglaterra (año 1290 EC).
  6.  Se expulsó a los judíos de España (1492 EC).
  7.  Comenzó la Primera Guerra Mundial (año 1914 EC) que, eventualmente, sería la causa del ascenso de Hitler (su nombre sea borrado) al poder. Durante la Segunda Guerra Mundial se produjo en ese día la primera deportación de judíos desde el gueto de Varsovia y, de acuerdo a ciertas fuentes, los nazis activaron ese día la primera cámara de gas para asesinar judíos.
  8.  La explosión de una bomba en la AMIA (Argentina) sucedió el 10 de Ab de 5754 (1994) por la mañana, causando la muerte de 85 personas.

Muchas otras calamidades se abatieron sobre el Pueblo Judío en esta fecha. Por eso y por estar decretado así en la Torá, el 9 de Ab es un día de duelo nacional en nuestro calendario. Fuera de Yom Kipur, es el único día en el año en que el ayuno es completo: toda una noche y todo el día. Todos los demás ayunos son desde el alba hasta la noche.

Tishá Be’Ab comienza con la puesta del sol de un atardecer y finaliza en la noche, unas 26 horas después. Hay también otras prohibiciones adicionales que no son requeridas en los demás ayunos, por ejemplo en ese día no se estudia Torá, pues ello trae alegría, salvo los Kinot, fragmentos alusivos a la destrucción del Templo como el rollo de Ejá, el libro de Job, etc.; solemos sentarnos en el suelo o en un asiento bajo hasta el mediodía.

Siendo que estamos imitando el periodo de “Shiv’á” (la semana de duelo), la actitud mental esperada es que se sienta la enormidad de la perdida sufrida con la destrucción del Bet Hamikdash. Su ausencia nos priva de la Presencia Divina revelada ante nosotros y sentimos que dificulta nuestra relación con el Creador.

Sin embargo nuestros Sabios decretaron que en este día no se recita Tajanunin, las plegarias de penitencia, como tampoco son dichas en los días festivos judíos. ¿Por que? Para recordarnos que en el futuro este será un día de regocijo!

UNA LLAMADA A LA TESHUBÁ

Un día de ayuno es el momento para la teshubá (arrepentimiento), especialmente en el terreno de las relaciones interpersonales. “No es éste el ayuno que Yo he elegido para soltar las ligaduras de la maldad y para desatar los lazos del yugo y para que se liberen los oprimidos y para que rompáis todo yugo. Es para compartir tu pan con el hambriento y para traer a los pobres que rechazaste a tu casa…” Ieshaiá 58:6-7)

Abelut (duelo) es también un momento para la teshubá. “Uno que no se conduele como los Sabios ordenaron es una persona cruel. Debería temer, preocuparse, escudriñar sus acciones y arrepentirse” (Rambam Hiljot Abelut 13:12).

Abelut y taanit (ayuno) convergen en Tishá Be’Ab. Por lo tanto Tishá B’eAb es un tiempo para la introspección y la teshubá personal y comunitaria.

Que sea este Tishá Be’Ab un día de hit’orerut leteshubá (despertar a la teshubá) para que H’ nos conceda paz y seguridad a todos Sus hijos en cada rincón del mundo donde nos encontremos.

Los nueve días que comienzan con Rosh Jodesh Ab y finalizan en Tishá Be’Ab imitan el periodo de “Shivá” (semana de duelo por un familiar cercano) y tienen también sus restricciones. (Para los sefaradim estas restricciones rigen en la semana de Tishá Be’Ab, o sea a partir del shabat anterior a Tishá Be’Ab):

Está prohibido el lavado y planchado de ropas y, excepto por la ropa interior y las medias, se suele no vestir ropas recién lavadas.

No se compran ni se estrenan ropas nuevas.

No se come carne ni pollo ni se bebe vino. Esto no se aplica en Shabat ni en una comida de mitzvá como por ejemplo un Berit Milá, un Pidión Habén, etc. (la costumbre es que un niño beba el jugo de uva o el vino en la ceremonia de Habdalá, al finalizar el Shabat).

Todo baño de placer tal como sauna, baño de vapor, etc. no debe hacerse en esos días. Si bien las leyes no promueven la falta de higiene, la halajá (ley) indica una modificación en nuestros hábitos de higiene personal diferenciando entre un baño por necesidad y uno de placer. (La prohibición de bañarse no rige para los niños).

SEUDÁ HAMAFSEKET (LA COMIDA ANTES DEL AYUNO)

La costumbre comúnmente aceptada es la de comer en la víspera de Tishá Be’Ab, una comida fuerte antes de la oración de la tarde (Minjá), en preparación para el ayuno. En la víspera de Tishá Be’Ab no existe una mitzvá especial de comer antes del ayuno, como en Iom Kipur, por eso la Seudá Mafseket, la comida que precede al ayuno (luego de Minjá, y antes de la puesta del sol), consiste de un pedazo de pan, un huevo duro, un solo tipo de comida caliente; se pueden agregar ensaladas y frutas crudas.

EL DÍA DE Tishá Be’Ab: Desde la puesta del sol de la víspera del 9 de Ab hasta la salida de las estrellas del 9 de Ab, está prohibido:

Comer y beber, aunque se trate de mujeres embarazadas o que amamantan; es decir, ayuno absoluto, salvo orden médica. Los varones menores de 13 años y las niñas menores de 12 años no deben ayunar.

Bañarse o lavarse las manos, aun con agua fría, excepto para higienizarse. Pero se permite lavar los dedos para la oración de la mañana y la tarde, y para la bendición de cohanim.

(Sijá): Untarse con aceite, crema, perfumarse, etc.

Calzar zapatos de cuero o de tela con suela de cuero. Se pueden calzar únicamente zapatos de goma o de tela. Por esta razón no se dice en este día la bendición Sheasani Kol Tzorkí en Birjot Hashajar.

Las relaciones maritales no están permitidas.

Aparte de que está no está permitido perfumarse, tampoco se permite disfrutar del aroma en el día de Tishá Be’Ab (No es así en Yom Kipur, en que se puede tener provecho del perfume pero no perfumarse).

TEFILIN Y TALIT: En la mañana del 9 de Ab debe ponerse Tefilín y Talit en casa y no en el Bet Hakneset, rezando allí solamente Birjot Hashajar (sin incluir la bendición Sheazali Kol Tzorkí), debiendo leerse Keriat Shemá. Luego se rezará en el Bet Hakeneset con minián (quórum de, al menos, diez varones judíos) la Tefilá completa desde el principio.

En Tefilat Minjá se acostumbra a ponerse Tefilín y Talit con Berajá.

NAJEM Y ANENU

En todas las Amidot (plegarias silenciosas) de la noche y del día 9 de Ab, deben agregarse: Najem, en la bendición Tishkón Betoj Ierushalaím, y Anenu en la bendición Shema Kolenu. Pero en Bircat Hamazón de un enfermo no se dice Najem. Si se olvidó de decir Najem o Anenu no debe repetirse la Amidá.

Quien no pueda ayunar no dice Anenu en ninguna Amidá, ni tampoco Najem en Bircat Hamazón.

SEFER TORA DE MINJÁ

No se acostumbra (según la tradición de Alepo) decir Haftarot después de la lectura del Sefer Torá. Pero en la mañana se dice Haftará Asot Asitem con Berajot de Haftará.

TAJANUNIM Y KINOT (LAMENTACIONES)

En Tishá Be’Ab no se rezan Tajanun, Ana o Selijot (oraciones en que implora perdón y clemencia).

En el momento de leer “Kinot” (Lamentaciones), está absolutamente prohibido hablar y salir fuera del recinto, para no causar distracción del Abelut (luto) por la destrucción del Bet Hamikdash.

La persona que está de luto también debe concurrir al Bet Hakeneset en el día y la noche de Tishá Be’Ab, permaneciendo allí hasta que finalice la lectura de las Kinot. En este día se permite a un “abel” (persona que esta de luto), subir al Sefer Torá y decir Haftará (lectura adicional de los Profetas) solamente en la mañana.

BIRCAT HALEBANÁ (BENDICIÓN DE LA LUNA)

Hay que recitar Bircat Halebaná con alegría en la noche al término del 9 de Ab.

Recordemos que aun cuando el ayuno finaliza por la noche, lo correcto es no comer carne ni bañarse hasta el mediodía del día siguiente. Esto se debe a que el Sagrado Templo de Jerusalém continuó ardiendo durante el 10 de Ab.

Leave a Reply