Historia de Purím (y parte II)

A pedido de Esther, todo el pueblo de Israel ayunó y oró al Eterno durante tres días seguidos, rogando que Esther encontrara gracia ante el rey, y este aceptara su petición. Esther le pidió al rey que asistiera a una fiesta privada que ella daría para él y para Haman. En esta fiesta, Haman bebió demasiado, y finalmente Esther pudo desenmascarar sus malévolos planes.

Haman, el malvado que había ideado el exterminio del pueblo judío, fue ahorcado en la horca que el mismo había construido para ahorcar a Mordejai y al resto de los judíos.

Nuestros Sabios nos relatan que Esther tuvo un hijo de Ajashverosh. Este hijo, Daryavesh (Darío), finalmente sucedió a Ajashverosh en el trono. Daryavesh, el hijo de Esther, ordenó que la reconstrucción del Templo Sagrado fuera reiniciada y completada, como leemos en el libro de Ezra IV:24: “Entonces el trabajo de la Casa de Dios que está en Jerusalén, cesó. Se detuvo hasta el segundo año del reinado de Daryavesh, rey de Persia“.

Lección 7: La historia es la manera que tiene Dios de castigar a los malvados y recompensar a los justos.

Mordejai, mientras tanto, volvió a Jerusalén donde fue designado como un miembro del Sanedrín, y se sentó, por supuesto, en la Cámara de Piedra Labrada, situada dentro de la pared del Patio Sagrado del Gran Templo de Jerusalem.
Lección 8: En esta gran lucha para construir una casa para .A, para que Él pueda posar Su Divina Presencia entre nosotros, precisamos de dos atributos: nuestra fe y nuestra integridad.

Habiendo leído en profundidad la cobertura de todas estas intrigas políticas, el relato detrás del relato, como fueron realmente los hechos, uno debería preguntarse por qué, si el libro de Esther se trata realmente acerca de la lucha por reedificar el Templo Sagrado – un asunto tan estimado por .A-  cuál es la razono de que no se mencione el nombre del Eterno, ni una sola vez, a través de toda la narración? ¿Por qué se “oculta” Su mano indicadora?

Los libros de Ezra y Nejemia cubren completamente los detalles de la reconstrucción del segundo Templo. Mordejai y Esther, los coautores del libro de Esther, no tenían intención de escribir otro libro más que documentara los mismos hechos. Y por eso, ellos mantuvieron los detalles debajo de la superficie pues, para ellos, lo importante era describir la guerra espiritual emprendida, y esto fue lo que documentaron.

Pero,  una vez más, ¿por qué el nombre de .A no aparece ni una sola vez en el relato? Cuando el pueblo de Israel dejó Egipto y cruzó el Mar de Cañas, el Eterno deseó que Su Sagrado Nombre fuese conocido por todas las naciones y deseó que Sus hijos supieran quién los había redimido. La Canción del Mar vocalizó todas estas aspiraciones, así como el compromiso del pueblo de Israel a construir el Templo Sagrado en la montaña elegida por .A. Este fue el nacimiento del pueblo de Israel.

Cuando un niño nace, sus padres deben alimentarlo y vestirlo, refugiarlo y protegerlo. Y esto es lo que .A hizo con Israel en el desierto, mientras todavía era una nación “infante”. Pero cuando un niño entra en la edad adulta, un padre ya no debería intervenir obsesivamente en su vida. Por supuesto, el padre hará todo lo que pueda para ayudar a que el niño logre sus objetivos, pero lo hará de manera silenciosa, sin ser visto, para que el logro de estos objetivos sea únicamente del hijo.

El pueblo de Israel tenia un sueño desde su mas tierna niñez: el sueño de construir un lugar donde .A posaría su Presencia Divina – el Beit HaMikdash – Templo Sagrado de Jerusalém. Ese es el mensaje detrás de la “mano invisible” de .A.

Cuando nuestro objetivo es cumplir con Su voluntad, Él mismo se encarga de resolver esos obstáculos aparentemente imposibles de superar, de manera oculta, como Lo hizo con Esther, Mordejai y toda la nación judía, “en aquellos días, en nuestro tiempo”.

Fuente: Majón hamikdash

Leave a Reply