Trumá (Éxodo 25:1-27:19)
La solución de la caridad


Cierta vez un hombre pobre tocó la puerta de mi casa, y mi primera esposa Elana (z.l.) contestó. Ella dudó de la historia que el hombre le relató, pero como no quiso dejar ir a un necesitado con las manos vacías le dio una pequeña donación. Él tomó el dinero, pero dijo que tenía muchísima hambre ya que no había comido en días, por lo que necesitaba más dinero para comprar comida. Mi esposa, que siempre sabía cómo actuar, le pidió que aguardara unos instantes ya que ella le prepararía algunos sándwiches. Él dijo que no quería sándwiches, ¡que quería el dinero! Entonces ella replicó que si realmente estaba hambriento, los sándwiches serían una mejor opción. En ese momento, él se marchó en busca de pastos más verdes. Aquel hombre estaba hambriento, ¡pero no tanto como para querer comer!
Cuando en esta parashá se le solicita al pueblo judío hacer una contribución para la construcción del Tabernáculo, no se les pide dinero, sino que se les pide materiales: oro, plata, bronce, telas, madera, etc.
Creo que esto y la historia de mi esposa ilustran el mismo principio: Cuando se da caridad, es muy fácil escribir un cheque y desentenderse. La Torá nos enseña que la caridad no se trata de eso. No se trata de donar dinero, sino de solucionar problemas, de tomar responsabilidad.
Dios le dice al pueblo judío: "No escriban cheques a Moshé y esperen que él se encargue de comprar todo lo necesario. El Tabernáculo es responsabilidad de ustedes tanto como de Moshé. Vean que es lo que se necesita y tráiganlo". Del mismo modo, cuando un hombre hambriento se acerca a tu puerta, no le des dinero y que él se vaya a comprar la comida, ¡dale tú una comida! Cuando una persona necesita $10.000 para una operación, no le des $1.000 y que él se haga cargo de todo lo demás, ¡llama a nueve de tus amigos y soluciona el problema! La caridad no es solamente “aliviar la carga” del otro, sino sacarle la carga de encima.
Otro error que se suele cometer es pensar “Si yo no soy rico, no puedo dar caridad”. El dinero es una pequeña parte de lo que se debe dar en caridad. El tiempo, la energía, el apoyo, el amor y la amistad por lo general significan mucho más. Además de dar el 10% de nuestros ingresos para ayudar a otros, deberíamos dar también el 10% de nuestro tiempo.
Cuando debo hacer mi —para nada favorita— actividad de recaudar fondos, suelo decirle a la gente que los problemas de la comunidad judía son tanto suyos como míos. Les digo que no me escriban un cheque y se olviden del asunto, ya que ¡no les permitiré escaparse tan fácilmente! Les digo que deben involucrarse y trabajar para solucionar los problemas de la comunidad junto conmigo.
La caridad se trata de responsabilizarse personalmente por los problemas. Ya sea darle comida a un hombre hambriento o donar materiales al Tabernáculo. No se trata sólo de dinero. Se trata de soluciones.Rav Shaul Rosenblatt

 

 

Una obra escrita y dirigida por Alma Weich
Una obra escrita y dirigida por Alma Weich

(Foto: Alma Weich)
En el teatro Tmuná se estrena una nueva pieza dramática escrita y dirigida por Alma Weich, se titula “El mensajero” (Ha sheliaj), y es una obra original sobre las figuras históricas en un encuentro surrealista en el que se plantean cuestiones acerca de la verdad, si es que existe y de la integridad absoluta de los narradores. Se presenta con un elenco interesante encabezado por Eyal Shechter, actor popular del teatro y cine israelí, que ya había participado en obras anteriores de la autora. Se completa con Eran Bohm, Sharon Burstein y Doron Zafrir. La Música original es de Uri Efrat, iluminación de Nadav Barnea. Contó con el asesoramiento artístico de Nava Zuckerman y la dramaturgia de Noga Efrat.
Es la historia de un historiador interpretado magníficamente por Eyal, que ha terminado de escribir un gran libro sobre la fundación del Estado de Israel. Al día siguiente se supone que deberá concurrir a la Universidad de Princeton para participar en la gran gala de lanzamiento del nuevo libro que ha sido traducido al inglés lo cual significa un gran honor. El Conde Folke Bernadotte, (Eran Bohm) cuyo nombre aparece en una nota al pie del libro, se le aparece como una visión real, quizás fruto de la ansiedad y las dudas que agobian al historiador. Se trata de un representante que las Naciones Unidas enviaron a esta zona y que fue asesinado en 1948 quizás por el Irgún Haleji. Aunque nunca se llegó a saber más datos del asesinato.
En la obra de Alma, el Conde Bernadotte exige al autor que corrija la historia e investigue más a fondo el tema de su asesinato. A través de ello y al mismo tiempo lleva al historiador a examinar su propia vida. Esa noche se convierte en una pesadilla que sacude profundamente al historiador, y le cambia la visión de las cosas. La trama de esta obra que lleva al espectador también a plantearse preguntas sobre las historias colectivas que nos decimos a nosotros mismos y la historia personal de cada uno de nosotros. Pero por sobre todo, se destaca por el gran despliegue de imaginación, y por el suspenso que desarrolla la trama con toques de realismo y fantasía. ■ Aurora

 

 

EE.UU.: aprueban por unanimidad el proyecto de ley contra el BDS
EE.UU.: aprueban por unanimidad el proyecto de ley contra el BDS

La Cámara de Representantes de Indiana aprobó por unanimidad un proyecto de ley que prohíbe los tratos del Estado con entidades que boicotean a Israel o a sus asentamientos.
El proyecto de ley enviado al Senado define “la promoción de actividades de boicot, o sanciones a Israel”, con el cumplimiento de normas en “circunstancias extraordinarias” necesarios para ordenar la desinversión de una compañía.
Se incluye en su definición "territorios controlados por el Estado judío de Israel", incluyendo efectivamente cualquier intento de boicotear a los asentamientos en su ámbito de competencia.
El proyecto de ley de Indiana establece que el esfuerzo para boicotear, desinvertir desde y sancionar a Israel es "una antítesis y profundamente perjudicial para la causa de la paz, la justicia, la igualdad, la democracia y los derechos humanos de todas las personas en el Medio Oriente."
El proyecto de ley es uno de alrededor de una docena que ahora se examina en las legislaturas estatales para contrarrestar el movimiento BDS. La administración Obama manifestó que, sin bien seguirá sus esfuerzos diplomáticos para oponerse al boicot israelí, no se opondrá a las propuestas que se dirijan específicamente a los asentamientos.
Las empresas definidas en el proyecto de ley incluyen empresas comerciales y organizaciones sin fines de lucro, lo que significaría que la ley, una vez aprobada, se aplicaría a las universidades. El movimiento Boicot, Desinversión y Sanciones o BDS, ha centrado sus esfuerzos en los campus y asociaciones académicas. Incluyen el fondo de retiro de los maestros y el fondo de retiro de empleados públicos.
Elliot Bartky, el presidente del Comité de Asuntos Judíos de Indiana, que presionó sobre el proyecto de ley, agradeció a la Cámara del Estado por su aprobación, y señaló en un comunicado que su patrocinador, el presidente de la Cámara, Brian Bosma, un republicano dio paso el año pasado a una resolución no vinculante en la Cámara condenando al BDS; y una resolución similar se aprobó en el Senado
“El papel de Bosma en el apoyo a Israel pone a Indiana a la vanguardia de los estados que tienen una posición fuerte en favor del aliado más cercano de Estados Unidos”, dijo la declaración de Bartky.
En caso de que el Senado estatal apruebe el proyecto de ley, se espera la firma del gobernador Mike Pence, un republicano conocido por su liderazgo a favor de Israel, cuando estaba en el Congreso de EE.UU. ■ Aurora

 

 

Beit Emunáh fue representada por nuestra querida Sarah en el Coloquio en la Facultad de Derecho de la Universidad de OviedoLa actitud que hay que tener en la plegaria

El pasado4 de febrero por la tarde estuvimos presentes en un coloquio organizado por la Facultad de Derecho de la Universidad de Oviedo, dentro del Máster de Protección Jurídica de las Personas y Grupos Vulnerables.
El coloquio llevaba el título "La religión como factor de cohesión o de conflicto en la sociedad actual".
La invitación procedía del profesor de Derecho Administrativo de la Universidad de Oviedo, José Manuel Pérez y fue la primera vez que se llevó a cabo un acto interreligioso dentro de la Facultad de Derecho, el cual, después de fundamentar el Master y explicar la razón de la invitación a los ponentes, dio la palabra a nuestra javerá Sarah Álvarez, que centró su intervención en la Torá como elemento de cohesión del pueblo judío, explicando qué es la Torá, su dimensión religiosa y dimensión civil. Asimismo explicó la aplicación de la Torá mediante la figura de los jueces, su interpretación y evolución, finalizando con la explicación de la Torá como factor de cohesión del pueblo judío en la diáspora.
Después intervinieron José Pablo Noriega de Lomas y Arsenio Alonso, de fe católica, los cuales explicaron las virtudes del hecho y sentimiento religioso y el sentimiento que había de sacar la religión de la esfera pública.
Vital de Andrés Díaz, de confesión protestante intervino explicando la gran variedad de religiones que viven en su entorno, en Gijón y explicó las persecuciones a las que se han sometido a los "diferentes" cuando el poder religioso y el político se alían y el injusto trato que reciben las religiones en España por parte del Gobierno y las leyes existentes, primando a una sobre las demás.
Fernando Villa, musulmán sufí explicó los fundamentos de la fe musulmana y criticó la mezcla que se ha hecho de la letra original con las interpretaciones posteriores, que hay convertido al Islam en algo no deseado.
Los alumnos y el público asistente intervinieron con varias preguntas en la que lo más sobresaliente fue el hecho de que la religión no forma parte del lenguaje público actual y hay una fuerte corriente de secularismo, en ocasiones mal entendido, que está tratando de relegar la religiosidad e imponer el laicismo.