Tetzavé (Éxodo 27:20-30:10)


Buena apariencia

En el Templo Sagrado, la vestimenta que utilizaban los Cohanim (sacerdotes) estaba constituida por objetos simples: una capa, pantalones, una gorra y un cinturón, todos ellos de color blanco. Y eso era todo. Lo suficiente para cumplir su propósito de ropas – cubrir el cuerpo – y nada más. Aparentemente, “la ropa no hace al hombre” – en especial cuando está sirviendo a Dios.
La primera vez que se habla de ropas en la Torá es justamente en el momento de su invención. En el Jardín del Edén, Adam y Eva estaban desnudos. Pero cuando comieron del Árbol del Conocimiento, inmediatamente se cubrieron. En su estado puro e inocente, podían relacionarse entre sí en un nivel totalmente espiritual. Los deseos físicos no los distraían, por lo que no necesitaban vestirse.
Sin embargo, una vez que pecaron y que sus deseos se tornaron más prominentes, ellos se sintieron atraídos por el cuerpo físico y se vieron por tanto en la necesidad de cubrirlo para no distraerse. El propósito de la ropa era permitirle a los seres humanos relacionarse entre ellos como seres humanos, en vez de como animales. Al cubrir el aspecto físico se enfatiza el espiritual.
Es gracioso cómo ha cambiado el mundo.
Hoy en día, la ropa se ha convertido en una expresión de lo físico. Enfatiza la forma y figura. Atrae con sus colores y diseños. Crea estatus – a pesar de que sea un estatus irreal. En lugar de permitirnos dirigir nuestra atención hacia el alma divina que hay en aquellos que nos rodean, la ropa hace justamente lo contrario. Nos distrae de quien es realmente la persona al crear una impresión superficial.
Las vestimentas de los Cohanim eran simples porque sus acciones eran lo que importaba, y no sus ropas. Verse bien puede ser un simple sustituto, un placer falso que otorgue una mera ilusión de la perfección y belleza que todos buscamos.
Sí, es importante verse impecable y presentable. Pero para el judaísmo más importante que “verse bien” es “hacer el bien”. No te contentes con crear una impresión en base a tu forma de vestir; mejor, transfórmate en una persona cuyas acciones son lo que realmente cuenta.Rav Shaul Rosenblatt

 

 

Siete maravillosos músicos crean “Aeternum”
Siete maravillosos músicos crean “Aeternum”

Presentan a Aeternum interpretado por la banda de los maravillosos siete hermanos que ya conquistaron el mundo tras haber aparecido en 45 países y con un record de espectadores de dos millones. En Israel estuvieron dos veces en el pasado en el marco del festival Israel y en el Festival Aviv de Rishon. Se trata de siete hermanos que presentan este show de fusión musical. Cada uno de ellos toca un instrumento diferente y con mucho virtuosismo tanto técnico como artístico acompañado de efectos visuales. Actúan en el marco de danza en el Mishkan que se realiza en el centro de las artes escénicas de Tel Aviv, y en otros escenarios del país.
Los 7 hermanos son: Elias, Judah, Josua, Cristo, Israel, Aaron y Josué, que crecieron en el seno de una familia, de músicos itinerante y la música los acompaña desde la infancia. Cursaron estudios académicos en Barcelos y durante muchos años aparecieron separados cada uno un solista virtuoso. En el año 2005 decidieron juntarse para compartir conocimientos y habilidades ofreciendo desde entonces varios shows que revolucionaron el mundo de la música y de la danza en general y del flamenco en particular. La pieza Aeternum se presenta en Israel como parte de una nueva gira internacional. Según ellos mismos explican se trata de una metáfora de la vida eterna que da al hombre el arte de la danza popular, el steps, el folcore y las artes marciales, géneros que se reúnen en un escenario para ofrecer una montaje potente e hipnótico, acompañado de una espectacular banda sonora. ■ Aurora

 

Sanya Kroitor y Félix Livshitz en dúo de Violin y Tenor
Sanya Kroitor y Félix Livshitz en dúo de Violin y Tenor

El virtuoso violinista y compositor Sanya Kroitor, se presentará acompañado por el cantante israelí Félix Livshitz, en un show muy especial titulado “Dúo de violín y tenor”. Junto a ellos estará su conjunto con orientación acústica. Los músicos Gilad Dobrecky en percusión, Leon Moore tambores, Alex Gold en teclados, Eugene Fisk en guitarra, Valerie Lipetz en bajo y un invitado especial: Emil Kroitor en acordeón. El programa incluye piezas clásicas, klezmer, latinoamericano y otros ritmos musicales. Los arreglos son del mismo Sanya. Se presentarán entre el 18 y el 27 de febrero, en Tel Aviv, Ashdod, Natania, Haifa, Beer Sheva, Ashkelon.
Sanya Kroitor, se caracteriza por el sonido único y el lenguaje especial que tiene su interpretación y porque abarca amplios conocimientos musicales de todos los géneros: clásica, jazz, música gitana y otros estilos modernos y diversos en el que logra tocar con grupos de orientación étnica y con los cantantes más famosos del país. Se ha presentado en el país y en Nueva York Singapur, Australia y Nueva Zelanda, Zimbabwe y en el Kremlin frente a seis mil personas. Fundó un festival de música y Klezmer en Polonia, un Festival yiddish en Estonia y festival de música judía en Toronto.
Nació en Moldavia y comenzó a tocar el violín a los 7 años con un especialista de música étnica, Emil Kroitor, su padre. Fue un niño prodigio y en 1986 fue admitido en el Colegio de Música, y comenzó a actuar con la Orquesta Nacional de Folklore en Moldavia y en París. A los20 años decidió llegar solo a Israel e inmediatamente se unió al quehacer musical a través de los músicos que conocían al padre.
A Félix Livshits que es un destacado tenor, lo escuchó entre bastidores, una vez cuando se disponía a subir a escena y quedó impresionado por su hermosa voz. Después del espectáculo se acercó al tenor y así comenzó una amistad musical y personal, la que ahora se convirtió en un espectáculo conjunto. Nació en Oceanía y completó sus estudios con distinción en la Music Academy Prokofiev de Donetsk, ganó varios premios de canto, fue invitado a cantar con grandes orquestas, con su inmigración a Israel, en 1996, fue recibido como miembro de la Ópera Israelí, donde aparece regularmente y en diversos e importantes roles. ■ Aurora

 

 

 

Se editó el nuevo Sidur con perspectiva de género
Se editó el nuevo Sidur con perspectiva de género

Fue editado un nuevo libro de oraciones igualitario que reúne diversas tradiciones y tiene perspectiva de género.
Tardó cinco años en su fabricación, se basa en el modelo del Makhzor Lev Shalem High Holidays, que ha vendido más de 320.000 copias desde que fue publicado en 2009.
Algunas palabras simplemente ya no funcionan en el contexto de la oración. "Ya no se puede describir a Dios como increíble o impresionante dice el rabino conservador Edward Feld, a modo de ejemplo. "El lenguaje y la forma en que usamos el lenguaje cambia, por lo que cada generación necesita su propia traducción."
Feld es el editor principal del libro de oraciones Sidur Lev Shalem recién liberado para shabat y fiestas, un proyecto supervisado por la Asamblea Rabínica del movimiento conservador.
"El movimiento conservador, tal como se refleja en este Sidur, sostiene y hace honor a nuestra tradición judía rica y extensa (en consonancia con la perspectiva de los antiguos rabinos) entiende el judaísmo, tan sensible a los cambios sociales, cuando ese cambio promueve el valor religioso judío esencial que indica que los seres humanos son creados a imagen de Dios", expresó el rabino Julie Schonfeld, vicepresidente ejecutivo de la Asamblea Rabínica, en un comunicado de prensa. Los editores del nuevo libro de oración dicen que se basaron en más de 500 fuentes diferentes en la compilación de la versión final, incluyendo las "tradiciones de toda la gama de las culturas judías - Norte de África, Italia, sefardíes, de Oriente Medio, ashkenazí - en toda la gama de judía de la historia desde la antigüedad hasta la contemporánea".
El Sidur Lev Shalem, dicen, está destinado a ser utilizado no sólo en la sinagoga, también es propicio para la casa. Por esa razón, se abre con un texto sobre la preparación para el Shabat.
"Este Sidur es una antología de la oración y el pensamiento judío, proporcionando a cada lector con la capacidad de explorar el servicio, explorar la oración y perderse en ella, para entender la oración y tener una experiencia única", comenta el rabino Jan Uhrbach, editor asociado del nuevo libro de oraciones. ■ Aurora

 

 

Estudiando el Tanaj en La Casina

Este Shabat que ha pasado, hemos tenido el gusto y la satisfacción de estudiar Tanaj en la Kehila Beit Emunáh. Lo hicimos con javerím de la comunidad vecina de León, acompañados de Dechen Dorje, Pili, Yoli, María José, Jacin, Camino, Flor, Ligia y Esther.
Después de que Aida Oceransky les enseñara nuestra pequeña kehila y les mostrara detalladamente el mini-museo, organizamos el almuerzo, como siempre excesivo en cuanto a comida, baruj H'.
Gracias por todo lo aportado, gracias a las personas que cocinaron tan ricos manjares, especialmente a Golda Elena por la jalá con la que hicimos el "hamoitsi". Todo estaba estupendo y muy sano, ecológico como las manzanas que nos trajo Dechen y la ricas ensaladas preparadas por las chicas.
Y gracias a las personas que ayudaron a recoger al final de la jornada, porque siempre es lo más engorroso.
Estudiamos el libro de Yob, hablamos de cómo enfrentarse a situaciones como la narrada en el libro, de cómo acompañar al que sufre una situación de pérdida.
Comentamos cómo sobrellevamos, como judíos, el dolor de la Shoá, cómo lo transmitimos, porqué lo recordamos siempre.
Hablamos sobre las costumbres judías de la shivá y el acompañamiento.
Explicamos el sentimiento de "orgullo de pertenencia" que transmitimos de generación en generación, de cómo la comunidad nos arropa, de las relaciones intercomunitarias, etc.
Finalmente hicimos la havdalá.
Sarah cantó las brajot y los demás acompañamos con el cántico.
Después de repartir entre todos la comida sobrante, nuestros amigos volvieron a León cuando ya era noche cerrada. En la kehilá nos sentimos muy satisfechos y contentos de haber tenido esta experiencia tan enriquecedora y agradable.
Como cantamos la final del birkat hamazón: "Hine ma tov u'má naim, shebet ajim gam iajad!!"
Que se repita pronto, Dechen y Jacin, y muchas gracias por vuestra visita y acompañamiento, javerím!!!