Shemot (Éxodo 1:1-6:1)
Bondad Inmediata

Parashá Shemot
En la parashá de esta semana, Moshé huyó a Midián, donde él y Tzipora tuvieron dos hijos. Pero estos hijos parecen haber sido nombrados en el orden incorrecto. A su primogénito lo llamó Gershom, cuyo significado es: “Soy un forastero en una tierra ajena”. Y el nombre de su segundo hijo, Eliezer, se refiere a que “Dios me ha salvado del Faraón”. Moshé nombró a sus hijos como un recordatorio continuo de la bondad que había en su vida. Era un forastero en una tierra ajena y, a pesar de ello, Dios lo había hecho prosperar. Y también había sido salvado de las manos del Faraón, quien deseaba matarlo. Cada vez que nombraba a sus hijos, recordaba aquellas bendiciones.
Es una gran idea, pero cronológicamente incorrecta. Porque en primer lugar Moshé fue salvado del Faraón, y luego huyó a Midián, donde prosperó en aquella tierra ajena. ¿Por qué Moshé revirtió el orden?
Creo que la respuesta reside en nuestra habilidad, o la falta de ella, de apreciar la bondad inmediata.
Muchas veces sucede, por ejemplo cuando saco a pasear a mis hijos por el día, que cuando miro hacia atrás al final del día pienso en cuán agradable ha sido verlos jugar y divertirse. Pero en el medio del día, cuando todo estaba descontrolado, era mucho más difícil para mí poder disfrutar. Es triste que muchas veces seamos capaces de disfrutar un determinado placer sólo cuando éste ya haya pasado.
Y pienso que la razón de esto es obvia. El verdadero y más profundo placer requiere esfuerzo y sacrificio. Cuando estamos experimentando el esfuerzo es mucho más difícil detenernos a apreciar lo bueno. Pero una vez concluido el esfuerzo, miramos hacia atrás y reconocemos cuán bueno fue todo.
Sin embargo, hay un solo problema con esto: sólo “recordamos” cuán bueno estuvo. Experimentamos una memoria del placer y no una cosa real. El placer más profundo requiere que experimentemos dicho placer cuando está sucediendo, a pesar que sea también muy difícil. Obviamente, el mejor momento para disfrutar de mis hijos no es cuando están en la cama, sino cuando estoy realmente junto a ellos.
Moshé tenía este concepto dominado. Para él, la bondad inmediata era que estaba prosperando en una tierra ajena. Pero esto era muy difícil de apreciar y muy desafiante. Entonces, nombró a su primer hijo como recordatorio de la bondad que estaba recibiendo a pesar del esfuerzo que estaba experimentando. Asimismo deseaba recordar que había sido salvado de las manos del Faraón. Pero aquel momento de dificultad ya había pasado y por ende le era más fácil sentir el placer. Para un hombre tan grandioso como Moshé, eso era una prioridad secundaria, y por eso fue su segundo hijo quien recibió aquel nombre.
Podríamos disfrutar mucho más de la vida si impidiéramos que el esfuerzo actual nos distrajese del placer. No es algo fácil de hacer, pero si nos concentramos en lo bueno podremos disfrutar de nuestros hijos incluso cuando todo está fuera de control.Rav Shaul Rosenblatt

 

 

'Madama Butterfly'' de Puccini

'Madama Butterfly'' de Puccini(Foto: Gabriele Ribis)
La ópera de Jerusalén vuelve con una nueva producción: "Madame Butterfly" de Puccini, que se presentará en dos escenarios del país. El 28.12 en el Centro para las Artes Escénicas, Ashdod. El 31.12 y el 2.1.2016 en el Sherover de Jerusalén. La ópera se canta en italiano con subtítulos en hebreo y en inglés.
Nos informan que se trata de una original puesta en escena por el director italiano, Gabriele Ribis, con los cantantes de la Ópera de Jerusalén, incluyendo varios solistas de renombre internacional, el Coro de la ópera de Jerusalén y el Ensamble Solistas de Tel Aviv, dirigido por Omer Arieli. En los papeles principales: Yasmine Lévi-Ellentuck, Avi Klemberg, Yuri Kissin y Anna Peshes.
La muy famosa ópera "Madame Butterfly" de Giacomo Puccini, se realizó por primera vez en "La Scala" de Milán, Italia, en 1904, siendo desde entonces considerada uno de los pilares de la ópera moderna y una de las óperas más vistas en todo el mundo. La historia transcurre en Nagasaki, Japón. La historia original es contemporánea con la vida de Puccini, pero esta producción de la Ópera de Jerusalén pone la trama en Nagasaki, en las postrimerías de su destrucción por las fuerzas estadounidenses en el final de la Segunda Guerra Mundial.

(Foto 2: Omer Arieli conduce)
Pero la trama es la misma: un oficial estadounidense se casa con una geisha de quince años, la abandona al poco tiempo, ella tiene un hijo de esta unión e incansablemente lo espera. Cuando vuelve el oficial acompañado de su nueva esposa para llevarse al niño, el sueño de la mariposa se destroza.

Aurora

 

 

Autor judío gana el primer premio en Túnez
Autor judío gana el primer premio en Túnez

Un autor judío francés ganó un prestigioso premio literario en Túnez por un libro que escribió sobre la vida y la expulsión de los judíos de Egipto. El jurado del premio "Lista de Goncourt: La elección de Túnez" votó para dar el primer premio a Tobie Nathan por su libro "This Country that Resembles You", que fue publicado en francés a principios de este año.

El premio de Túnez se estableció a principios de este año como la versión local del Premio Goncourt de Francia, otorgado anualmente desde 1903 por la sociedad literaria Académie Goncourt en París para el autor de "la mejor y más imaginativa obra en prosa del año."

Destacados miembros de la sociedad francesa visitaron Túnez en octubre para asistir a la filial tunecina en la selección de candidatos para el premio.
Nathan fue anunciado como ganador del premio en el Instituto Francés de Túnez. Los cuatro candidatos finalistas fueron seleccionados de acuerdo a los votos de 176 profesionales de la literatura y estudiantes de 12 instituciones, según informó el sitio de noticias tunivisions.net.

Nathan nació en El Cairo en 1948 de padres judíos italianos que tuvieron que huir en 1957 como parte de la expulsión de los judíos del régimen.
Su último libro aparecerá en árabe el próximo año, y será el invitado de honor de Francia en la próxima feria internacional de Túnez, en marzo. ■ Aurora

 

Los países árabes se acercan a la diáspora judía

Los países árabes se acercan a la diáspora judíaQuizás como un modo de acercarse progresivamente hacia Israel, algunos países árabes están teniendo cálidas relaciones con la diáspora judía.

La sinagoga de diseño árabe Bnei Jeshurun en Nueva York se llenó de congresales para homenajear al rey Mohammed V de Marruecos, por su protección de la comunidad judía de Marruecos durante la ocupación nazi.

La velada, que contó con la presencia de dignatarios del reino de Marruecos, conmemoró también el décimo aniversario de Kivunim, un programa de viajes para jóvenes judíos de Estados Unidos que van al país norafricano para conocer su cultura y el pasado judío de su comunidad.

La ceremonia de Kivunim fue interreligiosa, con la inclusión de rabinos e imames que cantaron sus oraciones. Como Israel y Marruecos no tienen relaciones diplomáticas oficiales, Israel fue apenas mencionado, a pesar de que el programa Kivunim incluye un curso académico completo de estudios centrados en Israel junto con viajes en el Estado judío, y sólo 12 días en Marruecos. No apareció la bandera de Israel, y los únicos himnos cantados eran los de los Estados Unidos y Marruecos. La Princesa Laila Hasna (vestida con un caftán tradicional judío) recibió el premio póstumo en nombre del difunto rey, su abuelo; y André Azoulay, judío marroquí y consejero del actual gobernante, el Rey Mohammed VI, entregaron un mensaje en su nombre.
"Hoy necesitamos, más que nunca, reflexionar sobre las lecciones y la relevancia de esta parte de la historia con el fin de defendernos con más fuerza de las aberraciones mortales que están secuestrando nuestras culturas, nuestras creencias y nuestras civilizaciones", decía el mensaje.

En su discurso, el rey elogió el "Islam ilustrado" y señaló que las sociedades están demasiado a menudo "deterioradas, por no decir envenenadas, por la regresión y el arcaísmo".

No solamente Marruecos muestra relaciones cálidas con la comunidad judía. Hace apenas unas semanas, el emirato de Bahrein celebró su primera ceremonia de encendido de velas de Janucá desde 1948, con la presencia del Presidente de la Conferencia de Rabinos Europeos Moshe Levin.

Recientemente, Túnez anunció su premio prestigioso literario Goncourt al escritor Tobie Nathan, por su trabajo sobre la expulsión de los judíos egipcios.
El presidente de Egipto, Abdel Fatah A-Sisi, se ha reunido con funcionarios del Congreso Judío Mundial, para proteger el patrimonio judío del país amenazado de extinción. ■ Aurora

 

 

Motivos de TESHUVÁ

Pecar es desviarse del camino correcto, aquel que ha trazado el Eterno para cada uno de acuerdo a su identidad espiritual (sea noájida para el gentil, judía para el judío).
Se puede pecar por:

* un error involuntario;
* ignorancia del mandamiento que se está infligiendo;
* comodidad u obtener algún beneficio (por lo general material) y
* rebeldía, maldad, deseo de oponerse a Dios y/o de causar un daño a alguien.
Te los he presentado en su orden de menor a mayor gravedad. Si te interesa aprender más, por favor busca en nuestra extensa biblioteca que seguramente encontrarás mucho material que te ayudará a estudiar más y mejor.

Retornar al camino se denomina TESHUVÁ, a la que comúnmente conocemos como “proceso de arrepentimiento”. También sobre ella he escrito en abundancia, lo tienes todo para ti, disponible, gratuito, accesible, solamente debes querer buscarlo y encontrarlo en este hogar. Adelante.

Ahora te voy a añadir una enseñanza más, que espero te pueda servir para mejorar tu existencia y hacerte disfrutar más la bendición que a diario llueve gratuitamente para ti.

Así como hay causas que provocan el desvío, también hay causas que provocarían la TESHUVÁ, y dependiendo de éstas se alcanza un diferente grado de plenitud.

Quien retorna porque se dio cuenta o le avisaron que había cometido un error de manera involuntaria. Como su ánimo no es alejarse de Dios, ni de Su camino, como conoce las reglas y trata de cumplirlas, como se esfuerza por mantenerse leal, entonces, quiere regresar a la senda sin complicarse, sin excusarse, sin aumentar con problemas el error cometido.
A primera vista no implica un gran esfuerzo, ni un sacrificio el enmendar su pecado, puesto que fue más allá de cualquier intención de cometerlo.
Es una TESHUVÁ simple y al mismo tiempo contiene una grandeza difícil de reconocer con la mirada superficial. Tal como ocurre con la pregunta del hijo “simple” de la HAGADÁ, el cual resulta ser el más espiritual de todos los presentes.
Aquel que es informado de su error, del cual hasta ese entonces era ignorante, por lo cual ahora reconoce su falta de conocimiento y trata de corregirla mediante el aprendizaje. Su lejanía del Eterno se debe a que no le enseñaron, a que no tuvo la chance de ser educado con respecto a los mandamientos. ¿Cómo no salirse del camino si ni siquiera se sabe que hay camino?
Por esto mismo, su TESHUVÁ es honrosa, ya que implica conocer todo un nuevo mundo, adentrarse en él, cambiar una manera de entender la vida que hasta aquí era ajena a los mandamientos pero que ahora comienza a adentrarse en ellos.
Como el hijo que no sabe preguntar de la HAGADÁ de Pésaj, al cual hay que enseñarle desde cero, todo, hasta el arte y ciencia de preguntar para no dejarse llevar por la ceguera, la buena voluntad, la fe o la copia zonza de los demás.
Tal vez encuentra la proximidad con el Eterno disfrutable y deje de vivir en oscuridad.
Por lo pronto, su interés en la TESHUVÁ suele ser precisamente eso: interés. Ya que peca por comodidad, habitualmente por miedo al castigo o para evitar algún daño es que aviene a cambiar de conducta. No porque sea algo que lo convence ideológicamente, no quiera hacer las paces con Él, ni encontrar SHALOM interno/externo. Más bien el razonamiento es: habrá castigo, pero puedo cancelarlo con este ritual “mágico” de la TESHUVÁ.
Sí, es muy inteligente, sabe lo qué decir, tiene clase para acomodarse a las circunstancias, inteligencia no le falta.
Tal vez por ello en alguna ocasión deje de estar mirándose el ombligo y se dé cuenta del tesoro que pueda gozar al aproximarse con inocencia y verdad al Padre Celestial.
O, quizás mejor no prejuzgar y admitir la posibilidad de que ha despertado su conciencia ética/espiritual y ya no se mueve detrás de la ventaja egoísta sino que su proceso de TESHUVÁ es completo, real. ¿Por qué no?
Por último, el que es un hueso duro de roer, el rebelde, aquel que adrede se opone a Dios y muchas veces también al prójimo.
¿Qué lo puede llevar a la TESHUVÁ?
Es común que declare su ateísmo, aunque 100% seguro de que el dios que rechaza no es Dios, y que su no creencia es otro tipo de creencia religiosa más. Como sea, tiene tantas cortinas tapando su LUZ que difícilmente quiera o pueda alumbrarse con ella. Entonces, no será un asunto ético/espiritual el que le infunda la veneración por la TESHUVÁ.
Al no considerar siquiera la posibilidad de consecuencias espirituales por sus actos, por ahí actúa de manera moral hacia el prójimo, pero no será la ética la que le mueva hacia el camino correcto.
Tampoco teme a castigos divinos, ni se aterra –o confiesa hacerlo- ante la posibilidad de juicios severos en el más allá.
Ni verá ventaja alguna en dejar su senda descolorida y llena de manchas, porque es la que considera la válida y verdadera.
Entonces, es como si no tuviera libre albedrio, como si su corazón estuviera tan endurecido que no hay una salida a su alcance. Como le pasó al Faraón en la historia de la liberación de los judíos de Egipto, el cual tenía el corazón duro, incapaz de escoger el bien por demérito propio y no por algún perverso truco de Dios.
Tal vez una grave enfermedad despierte un poco su conciencia, o una desgracia a un familiar. ¿Pudiera ser?
O verse en situaciones límites, cuando ya la impotencia es tan pero tan severa que el EGO trata de manipular a Dios, aunque abiertamente no se crea en Él.
¿Qué podría estremecer a esta persona para hacerla reencontrar con su propia esencia y darle el abrazo con el Eterno?
Porque, de alcanzar el camino de la TESHUVÁ seguramente que será de una altura enorme, inalcanzable por cualquier que nunca haya estado tan hondo en el abismo de la oscuridad. SerJudío