Parashá Ajarei Mot (Levítico 16-18)


Ambos son parte
Continuamos leyendo del libro de Vaikrá y en este caso lo que nos convoca es el ritual previsto para Iom Hakipurim, cuando la fe se celebraba dentro de un sistema de ofrendas.
El texto es más que conocido, dado que es la lectura de la mañana de Iom Kipur, además de ser parte del calendario litúrgico de lecturas.
Un sacerdote que trae dos chivos, sobre lo que realiza un sorteo; uno sale elegido para Adonai y otro para Azazel.
Un ritual arcaico, en un sistema de creencias atávico, en el que el azar y el sacrificio eran códigos decodificables para la gente. La pregunta es cuál era la necesidad de tener dos animales que oficien el lugar de la expiación: para Adonai y para Azazel. ¿Acaso no era suficiente uno, que se ofrende en el altar para quemar literalmente las trasgresiones del pueblo?
El sorteo entre entre La’Adonai (para Adonai) o la’Azazel (para Azazel), en hebreo moderno podrían traducirse como para Dios o para “el demonio”… para un lado o para el otro. Y al principio uno está tentado de creer que el primero- el “para Dios”, es la mejor opción, mientras que para Azazel- es la menos afortunada. (Recordemos que el animal que salida sorteado para Azazel era echado por un peñasco con destino incierto, mientras el que salía para Adonai, era ofrendado en el altar.)
Pero ambos son parte del ritual de Iom Kipur, uno muere quemado en el altar y llega a Dios, otro es cargado de los pecados del pueblo y es tirado por el monte escarpado o enviado al desierto, a su propia suerte… dos posibilidades respecto de nuestras propias posiciones acerca de la expiación o la reparación.
La Torá ha venido anunciando estos pares aparentemente antitéticos desde el comienzo:
Tenemos la creación del hombre en dos versiones, como los dos chivos:
La primera es la que varón y hembra los creó, un ser de la especie humana, con características similares a las de su especie, un ser silencioso, que no aporta a la creación, ni con sus virtudes ni con sus defectos.
En la segunda lo crea del polvo de la tierra, luego le da la potestad de nombrar a los seres de universo, luego lo ve solo, le crea a una mujer, les da una indicación que no cumplen… salen echados del supuesto paraíso y así nace esta humanidad, que trabaja, que sufre, que discute, que cumple y que transgrede. Salimos heridos y pudimos reconstruirnos con nuestras propias herramientas.
Pareciera ser que la primera creación es similar al chivo para Dios, y la segunda… para Azazel.
Y si no, vayamos al segundo par, que aparece inmediatamente en nuestro texto sagrado: Caín y Hével: los primeros hermanos. Otra vez dos, otra vez la posición que tenemos como lectores de elegir entre dos opciones: La Adonai o la Azazel.
Uno mata al otro. Uno queda víctima, el otro victimario. Y cuando miramos la historia en clave de paradoja de dos opciones cerradas, nos perdemos los matices del relato: uno muere, el otro queda castigado. Uno muere y así queda trunco su destino- hével- aliento, nada… se esfuma- quizás como el humo de aquel animal que se ponía en el altar, porque salió sorteado para Adonai, en el silencio de los sacrificados, como Hével.
Caín- y no vamos a entrar ahora si sabía lo que era matar o no, si tuvo intenciones, o no, si midió su pasión o no… en fin, no importa, Caín, como el chivo, sale al destierro, con destino incierto, castigado, lleno de pecado… pero se casa y tiene hijos y construye ciudades… sale adelante por su propia decisión y trabajo con todos sus errores y desaciertos.
Y así podríamos colmarnos de pares que nos ofrecen posiciones diferentes para la historia: uno para Dios, para el altar, para el silencio, para el sacrificio, y otro para el destierro, el riesgo, el dolor, la confusión y a la vez, la posibilidad de reconstruirse, de rearmarse, de repararse.
Y así aparecerán Ishmael e Itzjak. A Ishmael, su propio padre lo manda al desierto con su madre, destinado a la muerte, al Azazel de algún modo, y se salva y se enamora y se casa y trabaja y se hace poderoso.
Itzjak, el elegido aparentemente para Dios terminó atado a los leños hasta que la voz del ángel le explica que ése no es el camino que Dios quiere para sus fieles.
Y si quieren, se aplica a Iaakov y Esav y si quieren más, también a Lea y Rajel… los aparentemente privilegiados no son los que tienen los mejores finales en su historia. Porque no siempre el privilegio es el mejor camino para moldear nuestras vidas.
Nuestras vidas no se dan por sorteo y es falaz pensar que el destino quiere de nosotros tal o cual cosa. Siempre estamos nosotros como Aharón, el cohen, con los números del sorteo en nuestras manos. Siempre hay dos chivos delante de nosotros, para confrontarnos con la capacidad de elegir, si para el altar del sacrificio o para el riesgo de la responsabilidad humana.
El rabino Yosef Soloveichik decía: “Si el hombre debe alcanzar el rango de santidad debe convertirse en creador de mundos. Si un hombre no crea nunca, no da vida a nada nuevo ni a nada original, no puede entonces ser santo a los ojos de Dios. Aquellos de carácter pasivo que dejan de lado la tarea de creación no pueden devenir en santos.”
Para crear hay que salir al mundo, tocar sus materiales, acertar a veces, equivocarnos otras, salir heridos como aquel chivo, o como Adam y Javá, o como Caín, o como Ishmael, pero darle batalla a la posibilidad.
Iaakov se hace Israel cuando pelea toda la noche y sale con secuelas sobre su cuerpo.
Janá tiene a su hijo Shmuel después de reclamárselo a Dios.
Quienes escribieron la historia, quienes se afianzaron en el proyecto de la vida son los que se animaron a no aceptar el par falaz de bueno o malo, la’Adonai o la’azazel, éxito o fracaso, capacidad o incapacidad. Los que escriben la historia y se reparan y se vuelven a crear una y otra vez son los que no se entregan al sorteo del destino y le ponen el cuerpo, la fe, la voluntad a lo que les toca vivir, para construir su proyecto de vida.
Que podamos leer esta parashá con el pensamiento y la emoción de registrar cómo somos nosotros a la hora de confrontarnos con nuestros destinos y posibilidades y evaluar cuántas veces optamos por el silencio y el sacrificio (porque aparentemente era lo mejor) y cuántas apostamos a arriesgar a pesar de no tener garantías. Así saldremos a este nuevo año, fortalecidos y reparados, para enfrentar las situaciones que nos toque vivir con herramientas que nos permitan elegir el mejor de los caminos.

Rabina Silvina Chemen

 

 

Conmemorando el día del Holocausto
Conmemorando el día del Holocausto

El 12 del mes de Omer es el Día del Holocausto y se conmemora el 5.5 en todo el país. Como todos los años, un día antes, el 4.5 se llevan a cabo paralelamente a los actos oficiales y otros actos y ceremonias en varios teatros. Los actos son con entrada gratuita, dependiendo del lugar existente.

El teatro Cámeri conmemora el Día del Holocausto, con una ceremonia y la puesta en escena de varias obras relacionadas con el tema. La ceremonia oficial se realiza en presencia de importantes personalidades, entre ellas el intendente de Tel Aviv, Ron Huldai. Bajo el lema de “Todo nos es prohibido y todo lo hacemos...” por una frase de Aron Jaim Kaplan, que representa la lucha por mantener el espíritu humano durante el Holocausto. El concurrido acto que es una tradición anual e importante de Tel Aviv, se lleva a cabo en la sala 1 del teatro y con proyección en pantallas en la esquina de la explanada del Centro de la Artes y Hogar de la Opera.

Es un acto accesible para personas con discapacidad auditiva, la moderación a cargo de la actriz, Limor Goldstein, con la canción de Riki Gal y el Jazan Chaim Adler.

Participan también los actores Eli Gorenstein, Michel Selektar, Tamar Keinan. El coro de niños Moran, el coro Mazor de jóvenes de Tel Aviv, bajo la dirección musical de Daniel Rubes.

En el vestíbulo del teatro se expondrán las pinturas "Flores de escarcha del mes de mayo 1944" de Ruth Orenbach. También se pondrá en escena las obras, "NuestraClase" del autor polaco Tidaos Slovodz'ank, dirigida por Hanan Snir, “Ghetto” de Yoshua Sobol, es el drama israelí más representado en todo el mundo dirigida por Omri Nitzan y “Ana” una nueva versión basada en el libro de Anna Frank.

Teatro Tmuná - Ceremonia Alternativa, como ya es tradición desde hace 18 años, en el Teatro Tmuná se realiza una ceremonia alternativa conmemorando la Shoá y el Día de los Caídos en el Holocausto, por iniciativa de Avi Gibson Bar-El, que dirige el acto. En esta fecha, se citan las palabras de Uzi Weil “Desde el Holocausto el tiempo pasa hacia atrás y su influencia sólo crece a medida que

pasan los días”.

Es una ceremonia realizada desde una perspectiva personal de los oradores, que en su mayoría son jóvenes pertenecientes a lo que se llama “la tercera generación”. A través de los años este acto interesa a mucho público, por lo cual se ha convertido en una ceremonia especial alternativa, que se enfrenta con la memoria del Holocausto en ángulos y puntos de vista contemporáneos y cuenta con una participación activa del público presente, que en su mayoría se queda en el lugar después de finalizado el acto para dialogar con los oradores sobre los temas planteados.

El acto será moderado por la popular actriz Sarit Vino-Elad y con la participación de Udi Aloni Yishai Sarid, Ruth Dolores Weiss, Lior Tal Sadeh, Amnón Fisher, Smadar Yaaron, Rotem Ilan y Moti Rosenzweig entre otros. Es el resultado de la búsqueda de cientos de personas que necesitaban otro tipo de ceremonia, algo más personal y quedó demostrado que cada generación tiene sus propia memoria y prácticas.

En el Centro Einav se lleva a cabo el evento titulado “El arte en el Holocausto - la necesidad de testimonio o dejará volar la imaginación” una producción de la municipalidad en conjunto con la Asociación “Yad Vashem” de Tel Aviv. En el evento se proyectarán imágenes sobre la vida de la artista Charlotte Salomon que fue asesinada en Auschwitz y alrededor de esto habrá un diálogo, acompañado de una presentación. La idea es postular sobre la creación artística como una necesidad existencial un instrumento para la supervivencia y la protesta, pero como medio de tratar el dolor y la pérdida. Una loable iniciativa para conmemorar este día la realizan la ex ministro de cultura Limor Livnat junto a la especialista en belleza Adah Lazorgan quienes se unen para un acto en beneficio de los sobrevivientes del Holocausto. Livnat es la presidenta del Fondo para el bienestar de los supervivientes del Holocausto, desde hace un año y junto a Lazorgan se embarcaron en una gran campaña a través de la cual recogen alimentos junto con decenas de toneladas de productos agrícolas que provienen del comité de agricultores de todo el país y los reparten divididos en cajas que son distribuidas a los supervivientes del Holocausto necesitados que residen en el sur de Tel Aviv. Es de destacar que tanto Limor como Adah son segunda generación de sobrevivientes por lo que el tema está muy cerca de su corazón. ■ Aurora

 

 

 

El tenista judío argentino Schwartzman logra su primer título en Turquía
El tenista judío argentino Schwartzman logra su primer título en Turquía

Foto: si.robi - Wikipedia CC BY-SA 2.0
El argentino Diego Schwartzman protagonizó una memorable remontada ante el búlgaro Grigor Dimitrov 6-7(5), 7-6(4) y 6-0, segundo favorito, para lograr el triunfo en la final del torneo de Estambul y conquistar el primer título de su carrera.

El tenista sudamericano, 87 del ránking, tardó dos horas y 47 minutos en terminar con Dimitrov, que terminó desquiciado después de tener el triunfo en sus manos y con su raqueta destrozada en uno de los fondos de la cancha.

Y es que Dimitrov tuvo cerca la victoria. Tras apuntarse el primer set en

el desempate dispuso de una ventaja de 5-2 en el segundo. No fue capaz de cerrar el triunfo ni de frenar la reacción de Schwartzman, que equilibró el set que se apuntó después, en el 'tie break'.
La manga definitiva no tuvo color. El argentino prolongó su mejoría y ofreció su mejor tenis ante un rival impotente ante la situación que, con numerosos errores no forzados, facilitó la tarea de su rival.

Schwartzman, de esta forma, aprovechó la primera final de su carrera en el circuito ATP para estrenar su palmarés como profesional.

- Individual, semifinales:

Diego Schwartzman (ARG) gana a Grigor Dimitrov (BUL, 2), por 6-7(5), 7-6(4) y 6-0. ■ EFE y Aurora

 

 

Visitamos la Comunidad Israelita de Alicante, en Benidorm...

Cuatro personas de nuestra kehilá, Golda, Pili, Vio y Aída, hemos tenido el placer de visitar la sinagoga de Alicante y compartir el kabalat Shabat, atendiendo la amable invitación de su vicepresidenta, Helena Winestone, cuando estuvimos en un acto oficial en Madrid.

Es una hermosa sinagoga en la que se siente el amor que han puesto para amueblarla y decorarla, en un local amplio y luminoso donde hay espacio para el ocio, las celebraciones y la tefilá, perfectamente dotado de cocina y con muy buenas instalaciones.

Nos han concedido el honor de encender las velas de Shabat, lo cual fue realizado por la presidenta de Beit Emunáh.

Después compartimos la tefilá con los miembros presentes, siendo atendidas por su presidente, Harvey Bourne y coincidiendo con Charo y Miryam, amigas que habían estado en nuestro seder de Pesaj.

Nos unimos a la celebración con alegría y aprendimos nuevas melodías de los textos ya sabidos.

Finalmente compartimos un Oneg Shabat, en el último día de Pesaj, y degustamos platos nuevos y otros ya probados hechos con matzemel.

Ha sido un lindo acercamiento y nos hemos sentido como en casa.

Mil gracias a Helena por su atención y a los miembros de la sinagoga por su generosidad. ¡Lehitraot!!

 

 

   


Página Web