Vaigash (Génesis 44:18-47:27)
El verdadero desafío de dar

Yosef es la única figura bíblica que es llamada "HaTzadik", "el recto". Sin embargo, sabemos que en la Torá existen muchísimos individuos rectos; entonces, ¿qué es lo que resalta en Yosef más que en otros que lo convierte en el prototipo de rectitud?
Hay una cualidad que encontramos personificada en Yosef: él toma responsabilidad por otros. Empezando por sus hermanos, Yosef le contó a su padre lo que hacían. No es la mejor forma de hacerlo, pero su motivación era sincera. En la casa de Potifar, él terminó a cargo de todo. Lo mismo ocurrió en la prisión. Cuando abandonó la prisión, terminó manejando todo Egipto. Cuando sus hermanos bajaron a Egipto, primero los ayudó a sobrepasar sus errores personales, y luego se convirtió en el proveedor de toda la familia.
Generalmente pensamos que una persona recta es quien hace el bien. ¿Pero cuánto bien? ¿Cómo se cuantifica? La Torá nos da la respuesta: no es suficiente sólo "hacer el bien". Para ser una persona genuinamente bondadosa hay que tomar responsabilidad por otros.
Todos tenemos una parte en nuestro interior que quiere dar a otros y compartir. Y ésta se expresa de forma natural en algunas ocasiones. Incluso las personas más egoístas sienten a veces ganas de dar a los demás.
Pero el desafío de dar no ocurre cuando tenemos ganas, sino cuando no nos apetece hacerlo. Y cuando una persona toma responsabilidad por otro se está comprometiendo a darle incluso cuando no lo desea.
Dar a un vagabundo de la calle significa arrojar una moneda en su alcancía. Tomar responsabilidad por él implica sentarse con él, charlar sobre sus necesidades y tratar de resolver sus problemas. Esto no es tan fácil como depositarle unas cuantas moneditas. Dar a un colega de la oficina significa prepararle un vaso de café cuando estás preparando uno para ti mismo. Tomar responsabilidad significa acercarse a él cuando se ve decaído, darle de tu tiempo y sugerirle modos concretos en los que podrías ayudar.
Darle a tu pareja es responder a sus necesidades y compartir. Tomar responsabilidad sin embargo significa reprocharla a veces aunque cause una discusión. Significa escucharla y entenderla, y no expresar solamente tu propia opinión. Significa hacerse un tiempo para pensar cómo puedes ayudarla a crecer, y luego alentarla activa y pacientemente para que se mueva en esa dirección, aunque al principio ofrezca resistencia.
Las ganas de dar surgen naturalmente, en mayor o menor medida, en todos nosotros. Pero tomar responsabilidad por otros es el verdadero desafío de dar.
Quien esté dispuesto a tomar responsabilidad por los demás en todas las áreas de la vida, sin importar a dónde pueda llevar esto, es la persona realmente recta. Y ese era Yosef.
(Escrito por Rab Shaul Rosenblatt)

 

El kibutz Sde Boker alberga "Sonidos en el Desierto"

En el Centro Ben Gurión del Kibutz Sde Boker, se llevará a cabo durante la festividad de Janucá el festival titulado "Sonidos en el Desierto" en su décimo sexta edición. Se realiza esta vez entre hoy jueves 28 y el 1 de diciembre, en un formato más divertido. El evento que en hebreo se llama "Zlilei Hamidbar" fue ideado y fundado por el compositor Michael Wolpe que lo dirigió durante todas sus ediciones, hasta el año pasado. Se realiza en las salas del kibutz del cual es miembro (Sde Boker); es de muy alto nivel y con muchas novedades musicales atractivas para todo público, incluidos los jóvenes y los niños.
El objetivo era y sigue siendo acercar al kibutz y a esa región sureña a amantes de la música y a músicos de primera línea para que ejecuten piezas israelíes fusionadas con lo clásico más famoso, en un ambiente particular que es lo que ofrece esa zona geográfica.
"Sonidos en el Desierto" se celebra durante cuatro días en una atmósfera mágica del desierto y en el kibutz Sde Boker, región que ofrece un paisaje impresionante y el programa del festival es una mezcla inusual de música israelí original con la participación de compositores jóvenes y veteranos, un fusión de piezas seleccionadas y preparadas especialmente para esta ocasión.
El festival logra promover la música israelí de calidad, proporcionando una plataforma para que los artistas más conocidos junto a los menos famosos, revelen al público la riqueza existente en el arte israelí. Ello a través de un programa versátil que combina estilos diferentes: clásico, popular, judío y árabe, antiguo y contemporáneo. Cada día se dedica a un tema musical diferente. Para ello reúne a los artistas jóvenes junto

a los veteranos. Por todo ello, el evento se ha transformado en una fascinante y original experiencia, que sirve de afirmación cultural que no carece de originalidad y trae al Negev todo lo bueno de la música local.
El punto culminante de este año, es una noche especial dedicada a la vida y la creación de Zvi Avni (el 30 de noviembre) en un montaje que fue producido en plena cooperación con diversas instituciones e incluirá las obras más populares del compositor. Habrá otro al cantautor Avihu Medina. Además habrá actuaciones especiales y únicas del festival que iluminarán el arte de los más famosos a través de un nuevo ángulo.
Continúa con la tradición y cada día se dedica a un tema central. El primer día, o sea hoy, está dedicado sobre todo al aspecto judío de la música tal como se hace en el país, con la participación de varios artistas inclusive los grupos de kleizmer. El segundo día se dedica a la generación joven a través de una variedad de shows en varios estilos, desde música clásica hasta la de los niños, con la cantante Esther Rada y Boom Pam. El tercer día es el más importante ya que es el de los homenajes mencionados. El último día del festival estará dedicado enteramente a la música clásica y oriental de Israel, será como un resumen dirigido a la generación más joven con las piezas compuestas por los compositores israelíes de todas las edades.
Del compositor Tzvi Avni, Premio Israel, se interpretarán algunas de sus obras clásicas. Mientras que el compositor, Avihu Medina, representa la canción oriental y se presentará junto a artistas prominentes. Ambos crean la música más importante e influyente en Israel, cada uno en su género y en este marco de Sonidos en el Desierto se otorgará por primera vez un Diploma de favorito del festival, premio entregado por la ministra Limor Livnat.

Presentan el Festival de Cine Judío en Jerusalén

Por Chiquita Levov

El 30 de este mes se abre en Jerusalén el Festival de Cine Judío en su 15ª. edición y se cierra el 8 de diciembre tras haber presentado una amplia gama de películas que van más allá del judaísmo tradicional y la religión. Sus productores comentan que el Festival de Cine Judío de 2013 vuelve a ser una gran oportunidad para profundizar y discutir las muchas y variadas preguntas alrededor de la cuestión de la identidad judía, la fe y la práctica, la historia, la memoria, la cultura, la música, el Holocausto, la vida cotidiana en Israel y en la Diáspora y la relación entre el judaísmo y otras religiones. Dirige el festival Daniela Turgeman y el productor es Eran Polishuk.
El programa de este año incluye, largometrajes y documentales, cortometrajes y películas de animación - una colección rica y variada. Además se llevan a cabo otros eventos de gran atracción.


El festival que comenzó en 1999 y se ha realizado todos los años en diciembre. Es un evento cinematográfico que pone de relieve las distintas maneras de ser judío y se refiere a los valores pluralistas en forma individual y colectiva junto con la libertad de creencia. Todo ello a través de docenas de películas nacionales e internacionales, largometrajes y documentales, cortometrajes y películas de animación en varias categorías. Además de las películas, el festival realiza retrospectivas, concursos, conferencias, reuniones y debates de jóvenes artistas de Israel y del extranjero, junto con música en vivo y eventos especiales, t en un ambiente cálido y único festivo de Janucá y las salas de la Cinemateca de Jerusalén.
La película que abre el festival es "Peace after marriage" (Paz tras el matrimonio) del director norteamericano de origen jordano Ghazi Albuliwi. Es una historia de "amor a pesar de todo" un drama que cuenta la historia de un joven neoyorquino de origen palestino casado con una joven israelí, un tipo de unión que obliga a las familias a afrontar las diferentes culturas.
Albuliwi mismo interpreta el papel principal en la película y estará presente en la proyección.

Un premio a la labor de su vida se otorga a la directora polaca Agnieszka Holland, que fue nominada a un Oscar.
Otra atracción es la proyección de gala festejando los 100 años de su realización, del filme "La vida judía en Palestina". Esta es la primera película sobre la vida en Israel filmada en 1913 y se proyectará en copia restaurada con una nueva adaptación musical.
En el festival de este año se dedicará una sección al tema de la comida judía y habrá puestos de comida judía preparada por los mejores chefs de Jerusalén.

 

Debatieron sobre los refugiados judíos de los países árabes

Después de décadas de discusión de las reclamaciones árabes para los refugiados de los territorios que hoy pertenecen a Israel, se realizaron en las Naciones Unidas reuniones para tratar sobre difícil situación y las injusticias cometidas hacia los refugiados judíos de los países árabes a raíz de la creación del Estado de Israel.
La Conferencia por la Justicia para los Refugiados Judíos de los Países Árabes se celebró en la sede de la ONU en Nueva York. A ella asistieron varios jefes regionales de la comunidad, con la representación por parte de Israel del Ministro de Desarrollo Regional, Silvan Shalom.
"Se habla mucho acerca de la difícil situación de los refugiados árabes, pero no se oye una palabra sobre 900.000 refugiados judíos de los países árabes", dijo Shalom.
El gobierno israelí había planteado la agenda del reconocimiento de los refugiados judíos de los países árabes el año pasado. Esta vez fue la segunda conferencia celebrada por la ONU sobre el tema.
Durante su intervención, Shalom dijo que Israel, junto con el Congreso Judío Mundial, se ocupó de compilar una lista de los bienes dejados por los refugiados judíos que habían huido de los países árabes. El

ministro habló de su caso personal: "Nací en Túnez, y mi abuelo materno, un líder de la comunidad judía de Gabes, dejó atrás una gran cantidad de propiedades -de negocios, propiedades de bienes raíces y escuelas", dijo Shalom.
La misión de la Conferencia es instalar el reconocimiento del hecho de que en el curso de las guerras entre los judíos y los árabes, dos poblaciones huyeron de sus hogares -los árabes de la tierra de Israel/Palestina y los judíos de los países árabes. Por lo tanto, este reconocimiento mutuo debe ser considerado también como un cambio de facto de población. Si bien no es realista una re-transferencia mutua, así como tampoco la restitución económica de los bienes saqueados a los judíos (siendo que la mayoría de los países que los han expulsados están hoy en la bancarrota y con guerras civiles), al menos limita la demanda unilateral palestina. Además, pone fin "una incesante negación a lo largo de 65 años, por la que los países árabes nunca han tenido que rendir cuentas por los crímenes que cometieron. En seis décadas y media, nunca han asumido la responsabilidad de la creación de los refugiados judíos", declaró Linda Menuhin, quien dejó su Irak natal en 1951.

 

 

-Para Pensar-