Tzav (Levítico 6-8)
El Verdadero Valor

Uno de los mandamientos que aparecen en esta parashá es limpiar las cenizas del altar. Ciertas partes de los sacrificios eran quemadas y los sacerdotes debían quitar las cenizas diariamente antes del amanecer. Ésta era la única sección del servicio del Templo que era realizada según el orden de llegada. Las demás secciones del servicio eran asignadas con anterioridad. Pero respecto a sacar las cenizas, quien deseaba hacerlo debía llegar primero y esperar en fila.
Uno podría pensar que para un trabajo tan simple e incluso degradante – que se asemeja casi al trabajo de un conserje – sería sumamente difícil encontrar quien lo realizase. Existían muchas tareas más glamorosas en el Templo, como el encendido de las velas o el quemado del incienso.
Sin embargo, ocurría justo lo contrario. Eran tantos los sacerdotes que deseaban limpiar las cenizas diariamente, que estos corrían sobre la rampa del altar para llegar primero. Cierta vez, corrieron tantos sacerdotes por la rampa que uno de ellos cayó y se quebró la pierna.
En nuestra generación, solemos juzgar a la gente según el prestigio de su profesión o según su posición económica. Un abogado que gana muchísimo dinero por defender a esposos abusadores puede ser más respetado que otro que defiende gratuitamente a mujeres abusadas. Es un sistema de valores un poco complejo. Defender a un criminal puede ser muy lucrativo, pero eso no te convierte en una buena persona.
Obviamente, la verdadera evaluación de una persona no debería basarse en la cantidad de dinero que gana o en si su trabajo impresiona a la gente. El verdadero valor de la persona se encuentra en su contribución a la familia, amigos y a la sociedad en general.
Los sacerdotes entendían que limpiar las cenizas – remover los deshechos Divinos por así decirlo – era un gran honor. No porque lo dictara la sociedad ni porque fuera bien pagado. Sino porque si Dios quiere algo, por definición ese algo es bueno. Y el esforzarnos para hacer algo bueno es realmente lo que nos da valor.
Entonces, si deseas competir hazlo en bondad y no en honor o riqueza. Si debe haber una carrera, que sea hacia el altar de nuestra propia divinidad. Los sacerdotes corrían para recoger los deshechos, no porque el acto mismo fuera significativo, sino porque Dios así lo había ordenado.
Hay muchas cosas que la gente valora y que carecen totalmente de sentido. De la misma forma, hay otras muchas cosas en la vida que no son valoradas y que sí son buenas y significativas. No juzgues por la riqueza ni por cómo piensan los demás. Juzga por lo que honestamente consideras bueno. Y hazlo sin importar lo indecoroso y desagradable que parezca ante los ojos ajenos porque, a la larga, eso sí es digno de alabar.■

(Escrito por Rab Shaul Rosenblatt)

 

La moda de Tel Aviv de Gindi

(Foto 1: Ruth Dayan (97) fundadora de Maskit). En Tel Aviv se celebrará la semana de la moda israelí auspiciada por la firma Gindi y contará con la participación de decenas de diseñadores y modelos, presentando la moda en deslumbrantes desfiles. Todo bajo la producción de Moti Raiff. 
Se realiza entre el 10 y el 12 de marzo, en el espacio que era antes el famoso shuk “hasitonaim". Se presentarán desfiles de las firmas más importantes, ante salas llenas y con la participación de miles de espectadores del mundo de la moda, de la bohemia, de los artistas, etc. 
El evento se llamó “Moda Gindi de Tel Aviv". Porque esta firma la auspicia y además se realiza nuevamente en los espacios de esta firma constructora destinados a ser la sede de grandes edificios de Tel Aviv. Para estos desfiles se instaló una gigantesca carpa blanca con una gran sala de decoración lujosísima, bares, butacas, asientos de cuero, muchos efectos de iluminación, lámparas especiales en el techo, etc. /> (Foto2: Diseño inspirado en la moda de Maskit)
Algunas firmas que presentarán sus nuevas colecciones y son el orgullo de la moda israelí: Gideon y Keren Oberson, Raziela, Dorin Frankfurt, Sasson Kedem, David Sasson, Tovale, Alembika, Iosef, dany mizraji, efrat Klig, Dorit Bar On."Comme Il faut" y un desfile muy peculiar en el que participaron egresadas de Shenkar . El evento se clausura el 12.3 con un desfile de Maskit en una velada de gala con recaudaciones que se donarán al departamento de sietemesinos del hospital shiva.
Maskit es una nueva firma creada por la diseñadora Sharon Tal, inspirada en la legendaria red de moda étnica fundada por Ruth Dayan. En este evento se lleva a cabo un homenaje de Dayan festejando sus 97 años, y es la primera vez que los diseños de Maskit desfilarán en la pasarela, tras haber sido aclamados en todo el país y en el mundo. Los modelos se han inspirados precisamente en la moda con orientación étnica de Maskit y Ruth Dayan.■

Un ingeniero de sonido israelí ganó el Oscar por “Gravedad”

Ninguna película israelí logró competir por el Premio de la Academia de Artes y Cinematografía este año; sinin embargo, para el ingeniero de sonidos Niv Adiri, el 2014 será sin duda un año memorable.

Adiri, oriundo de Kfar Vitkin, en el centro del país, es uno de los cuatro integrantes del equipo de ingenieros de sonido que se llevaron la estatuilla de oro por su trabajo en la película Gravity (Gravedad).

El taquillero film de ciencia ficción, protagonizado por Sandra Bullock y George Clooney, relata las vicisitudes de dos astronautas que quedan atrapados en el espacio exterior cuando su estación es destruida por

una rara tormenta de desechos espaciales.

“Fue una noche perfecta”, dijo Adiri a la Radio del Ejército (Galei Tzáhal). “Ha sido un gran honor tomar la estatuilla. Cuando escuché mi nombre; no podía creerlo. No puedo describir esa sensación”.

“La película es tan diferente y por lo tanto tan especial, que nos dio una cierta ventaja” explicó a la radio. “En el espacio no hay sonido, lo que hace que mi trabajo sea un poco distinto... el sonido debía agregarse a la película de manera diferente”.

“Es como un sueño”, manifestó Adiri “pero aparentemente es real”.

Adiri gano el Oscar a la Mejor Edición de Sonido junto con sus colegas Skip Lievsay, Christopher Benstead y Chris Munro.

Gravity obtuvo siete Oscars, incluyendo el premio al mejor director, que recibió el mexicano Alfonso Cuarón Orozco. ■

 

La alta tecnología ingresa en la ultraortodoxia judía de Israel

"Como muchas otras chicas ortodoxas, pasé del instituto a prepararme como maestra. Entonces me di cuenta de lo difícil que era encontrar trabajo y opté por la computación", explica Rivka Yeruslavsky, una mujer ultraortodoxa judía dueña de una historia de superación que ha roto barreras.

Con 45 años, cinco hijos y cinco nietos, su entorno de vida apenas dista del de los cientos de miles de mujeres encerradas en la asfixiante sociedad ultraortodoxa.

Sin embargo, su decisión de establecer y gestionar el primer centro de formación profesional en Jerusalén dirigido especialmente a las mujeres, pero también hombres ultraortodoxos, le ha convertido en precursora dentro de una sociedad criticada por su peculiar concepción de vida, anclada siglos atrás.

Conocidos como haredím o "temerosos de dios" son percibidos con cierta desconfianza por el resto de grupos, que recelan de su extrema e intransigente religiosidad.

De manera general, son las mujeres las que cruzan las barreras del hogar y lo privado para trabajar y ayudar así al mantenimiento de la familia, ya que los hombres se limitan al estudio de los textos sagrados.

Sin embargo, lo básico de su educación y las estrictas normas de sus rabinos, reducen sus opciones y suelen empujarlas a labores escasamente remuneradas, que apenas sirven para cubrir los gastos de sus cuantiosas familias.

Según la OCDE, la precariedad laboral de las ultraortodoxas, unida a la exclusión laboral de los hombres, al descenso de los subsidios del Estado y de los donativos procedentes del exterior, han colocado al 50 por ciento de los "haredim" en los límites de la pobreza.

"Mientras estudiaba, me di cuenta de lo difícil que era conseguir un empleo en este área. Encontrar un trabajo como profesora era casi misión imposible dado el gran número de maestros que salían de las escuelas cada año", comenta.

Entonces, tomó una decisión que cambió el destino al que parecía abocada, y la convirtió en pionera en una sociedad asida a la tradición y que constituye aproximadamente el 11 por ciento de los ocho millones de habitantes de Israel: estudiar programación pese a que en las casas de haredím no suele haber radio ni televisión.

Rota la primera barrera, y sustentada en el apoyo de su familia, ingresó en un curso de formación profesional junto a un grupo de chicas de su comunidad, en una iniciativa que se ha revelado exitosa y esperanzadora pese a los numerosos obstáculos.

"No les cansaré con las dificultades por las que tuvimos que pasar... Es suficiente decir lo duro que resultaba estar en un lugar en el que nadie, realmente, entendía nuestras necesidades como mujeres ultraortodoxas", recuerda Rivka.

La fuerza, asegura, provino de la motivación: "siempre supe que debía estudiar capacitación profesional para así poder criar a mi familia en unas condiciones aceptables".

El impulso, de un miembro de su comunidad, quien le convenció de que no existe base para limitar o restringir el estudio de las mujeres haredíes al magisterio, por la simple razón de que no hay trabajo para todas.

"Con ayuda de arriba, completé mis estudios. Y entendí que si hubiera una manera de estudiar sin comprometer la ideología, el modo de vida, las creencias, entonces todo el mundo podría hacerlo", expone.

Así que decidió transmitir su experiencia a otros, primero desde su propia casa junto a su marido, Yaakov.

"El número de estudiantes creció constantemente, tanto, que tuvimos que alquilar otro espacio", y ampliar el profesorado con personal cualificado que pudiera responder a las necesidades de esta comunidad

Así, el centro que ahora dice ser "su vida" se desarrolló y se transformó hasta convertirse en el instituto Lomda.

Más de 20 años después, Rivka y su marido cuentan a sus espaldas con diez mil hombres y mujeres formadas en 20 ámbitos diferentes como programación, alta tecnología, contabilidad y administración, entre otras.

El éxito, basado en combinar creencias con el deseo de incorporarse y ser competitivos en un mercado laboral próspero, desembocó en la alianza con el colegio Hadassah, de la que hace un año y medio nació Strauss Campus, primer instituto de capacitación profesional orientado a la comunidad haredi de Jerusalén.

Esta escuela trata ahora de solucionar los problemas socio-económicos de los ultraortodoxos al tiempo que tiende puentes para superar las brechas sociales, al ayudarles a integrarse en el mercado de trabajo, aseguran sus directores.

"Nuestra responsabilidad no termina con los cursos, observamos a nuestros estudiantes desarrollar y desplegar sus conocimientos en el lugar de trabajo", apunta Rivka, orgullosa de "su misión".

"Quiero pensar que colaboraciones como las que tenemos aquí crean los puentes y la conexión entre diferentes sectores (...) esto es una prueba de que cuando estamos juntos podemos hacer más y ser más fuertes. La comunidad ultraortodoxa tiene gente de alta calidad con voluntad de colaborar", sentencia. EFE ■

 

Grupo Joven en la Kehilá

Este último martes, Los Del Ático trasladamos nuestra reunión semanal hasta la gran Villa del Adelantado, o sea, la benemérita y grandiosa ciudad de Avilés. Allí, nos reunimos en casa de una de nuestras integrantes, con el objetivo de tratar los temas de la semana y, además, decorar las"pushkes" (huchas) dentro de las cuales iremos depositando el dinero que recaudemos para el proyecto del árbol, mencionado en el boletín anterior. Dicha labor artística no fue cosa fácil, puesto que alguno de nosotros (y con "alguno" quiero decir yo) hacía ya varios años que no ponía pintura sobre papel... Sin embargo, con entusiasmo, trabajo en equipo y música israelí para acompañarnos durante nuestro trabajo, tras unas pocas horas de spray painting y darle al pincel con alegría, pusimos punto final a la tarea.

El viernes por la tarde repartimos las huchas en la kehilá para poder empezar con la recolecta de dinero comunitaria. Además, cada miembro se llevó a su casa una botella grande de plástico, preparada especialmente para poder ir guardando dentro de ella las tapas que estamos coleccionando con el propósito de recaudar fondos destinados a ayudar a niños enfermos de cáncer. Cualquier aportación es bienvenida.

Por último, esta semana, los del Grupo tenemos dos emocionantes proyectos por delante. Para empezar, organizaremos nosotros (¡por vez primera!) el Oneg Shabat en la kehilá. Ahora mismo, lo único que puedo revelar sobre dicho acontecimiento es que será temático y de lo más original… Por otra parte, el sábado 15 nos tocará encargarnos de la decoración de Purim, festividad que los de Beit Emunáh celebraremos todos juntos en la Casina, como cada año. ¡Ya queda poco! ¡Shavúa tov, javerim ve javerot! ■

(Escrito por Catalina Ruth)

-Nuestro Sitio Web-

 

Gracias al esfuerzo de Teresa "Mazal" quien se ha tomado el tiempo para traducir nuestro sitio web al asturiano y al francés, ahora tenemos una página más completa. Contamos así con las versiones en castellano, asturiano, inglés y francés. Se pueden acceder a las distintas versiones pinchando en las banderas correspondientes a los distintos idiomas. ¡Muchas gracias Teresa!

 

Al mismo tiempo, les animamos a participar en nuestro blog, el cual está siendo visitado por muchas personas y teniendo un gran alcance. ■

 

-Para Pensar-