Trumá (Éxodo 25:1-27:19)
La Solución de la Caridad

Cierta vez un hombre pobre tocó la puerta de mi casa, y mi primera esposa Elana (z.l.) contestó. Ella dudó de la historia que el hombre le relató, pero como no quiso dejar ir a un necesitado con las manos vacías le dio una pequeña donación. Él tomó el dinero, pero dijo que tenía muchísima hambre ya que no había comido en días, por lo que necesitaba más dinero para comprar comida. Mi esposa, que siempre sabía cómo actuar, le pidió que aguardara unos instantes ya que ella le prepararía algunos sándwiches. Él dijo que no quería sándwiches, ¡que quería el dinero! Entonces ella replicó que si realmente estaba hambriento, los sándwiches serían una mejor opción. En ese momento, él se marchó en busca de pastos más verdes. Aquel hombre estaba hambriento, ¡pero no tanto como para querer comer!

Cuando en esta parashá se le solicita al pueblo judío hacer una contribución para la construcción del Tabernáculo, no se les pide dinero, sino que se les pide materiales: oro, plata, bronce, telas, madera, etc.

Creo que esto y la historia de mi esposa ilustran el mismo principio: Cuando se da caridad, es muy fácil escribir un cheque y desentenderse. La Torá nos enseña que la caridad no se trata de eso. No se trata de donar dinero, sino de solucionar problemas, de tomar responsabilidad.

Dios le dice al pueblo judío: no escriban cheques a Moshé y esperen que él se encargue de comprar todo lo necesario. El Tabernáculo es responsabilidad de ustedes tanto como de Moshé. Vean que es lo que se necesita y tráiganlo. Del mismo modo, cuando un hombre hambriento se acerca a tu puerta, no le des dinero y que él se vaya a comprar la comida – dale tú una comida. Cuando una persona necesita $10.000 para una operación, no le des $1.000 y que él se haga cargo de todo lo demás – llama a nueve de tus amigos y soluciona el problema. La caridad no es solamente “aliviar la carga” del otro, sino sacarle la carga de encima.

Otro error que se suele cometer es pensar: “Si yo no soy rico, no puedo dar caridad”. El dinero es una pequeña parte de lo que se debe dar en caridad. El tiempo, la energía, el apoyo, el amor y la amistad por lo general significan mucho más. Además de dar el 10% de nuestros ingresos para ayudar a otros, deberíamos dar también el 10% de nuestro tiempo.

Cuando debo hacer mi – para nada favorita – actividad de recaudar fondos, suelo decirle a la gente que los problemas de la comunidad judía son tanto suyos como míos. Les digo que no me escriban un cheque y se olviden del asunto, ya que ¡no les permitiré escaparse tan fácilmente! Les digo que deben involucrarse y trabajar para solucionar los problemas de la comunidad junto conmigo.

La caridad se trata de responsabilizarse personalmente por los problemas. Ya sea darle comida a un hombre hambriento o donar materiales al Tabernáculo. No se trata sólo de dinero. Se trata de soluciones.

(Escrito por Rab Shaul Rosenblatt)

 

Concierto de música étnica con Mark y Peretz Eliahu

En el marco del proyecto titulado “Cultura y comunidad” (Tarbut vekehilá) realizado por el Banco Beinleumí, se ofrece un concierto muy atractivo el 30 de enero a las 20 en el auditorio del banco, en la calle Rothschild 42 de Tel Aviv, con entrada gratuita (solo requiere inscripción previa )
Este proyecto ofrece eventos culturales gratuitos; es una iniciativa del Banco que se puso en marcha hace cuatro años y tiene como objetivo fomentar y promover la obra de arte de alta calidad al publico de la periferia y darle una oportunidad para apreciar el quehacer cultural de la incansable Tel Aviv. El proyecto ha realizado ya varios eventos en muchas disciplinas: cine, música, teatro, danza y más. 
El concierto del próximo jueves 30, es el primero de una serie dedicada a la música étnica clásica. Bajo el titulo “De regreso a los orígenes” se presenta el músico y compositor Mark Eliahu experto en “kemanche”, junto a su padre, el compositor e interprete de instrumentos orientales auténticos, Peretz Eliahu y con el Ensamble Jolot.
El “kemanche” es un instrumento antiguo persa, como un pequeño violín con cuello de madera cubierto de piel y un pico que sobresale de la base. El Ensamble Jolot está compuesto por los dos Eliyahu junto a Alon Amano Kampino en guitarra y poesía, Erez Monk en percusión y Rani Lorenz en bajo.
Interpretarán composiciones propias de su nuevo álbum, junto a obras de otros compositores veteranos y muy queridos. El programa está basado en antiguas raíces musicales de Asia Central, Persia y Oriente Medio, arregladas con toques armónicos occidentales. Habrá nuevas canciones compuestas para los “piutim” litúrgicos de la tradición israelí. Se escucharan también piezas que fueron compuestas por Mark Eliahu para el excelente filme “Balada para una primavera en llanto” de Benny Torati que ganó el premio a la mejor música de películas. 
Es de destacar que tanto el padre como el hijo son figuras muy importantes en el panorama de la música étnica no solo en Israel sino que el mundo, por haber colaborado con músicos del exterior y los mejores de aquí como Rita, Idan Raichel, Berry Sajarov, Mush Ben Ari y más.

Hungría pide perdón en la ONU por su responsabilidad en el Holocausto

Hungría ha pedido perdón por primera vez en la ONU por su participación en el Holocausto y en la muerte de más de 450.000 judíos húngaros durante la Segunda Guerra Mundial, durante la que el Estado magiar colaboró con la Alemania nazi, informó hoy la emisora Inforadio.

"El Estado húngaro es culpable de no haber defendido a sus ciudadanos de la muerte y por haber colaborado en el exterminio que, al mismo tiempo, apoyó con fondos materiales", declaró anoche en Nueva York el embajador húngaro ante la ONU, Csaba Körösi, quien inauguró allí una muestra sobre el Holocausto en Hungría.

Körösi agregó que la disculpa "debe tener un lugar en la memoria e identidad nacional" y recordó que es la primera vez que su país pide perdón en las Naciones Unidas por su responsabilidad en el Holocausto.

La muestra es el primer evento de una serie de conmemoraciones sobre el Holocausto que se celebrarán en Hungría este año.

El país centroeuropeo conmemora en 2014 el 70 aniversario de las deportaciones de centenares de miles de judíos a campos de exterminio después de que se instalara un gobierno pronazi en Budapest.

Hungría pidió perdón oficialmente por primera vez en el año 1994, en una declaración del entonces primer ministro, Gyula Hornante, en el Parlamento de Budapest. EFE

 

Piñera recibe máximo galardón de Sociedad Chilena para Museo del Holocausto 

La Sociedad Chilena para Museo del Holocausto otorgó al presidente Sebastián Piñera el "Candelabro Memorial de Yad Vashem y Llave de Jerusalén", por su labor como jefe de Estado y compromiso con la libertad, la igualdad, la tolerancia y los derechos humanos.

El reconocimiento fue entregado por David Feuerstein, sobreviviente del genocidio y presidente de la Sociedad Chilena para Yad Vashem, y recibida por el ministro secretario general de la Presidencia, Cristián Larroulet, en representación del mandatario.

El "Candelabro Memorial de Yad Vashem y Llave de Jerusalén" es la máxima distinción que otorga la institución judía.

"Para el presidente Sebastián Piñera este reconocimiento es especialmente significativo por provenir de una institución que centra su que hacer en la defensa y el respeto a la vida", destacó Larroulet.

El ministro recordó que el presidente Piñera y su esposa visitaron en marzo de 2011 el Museo del Holocausto en Jerusalén, siendo "el primer jefe de Estado chileno que ha visitado ese centro construido en memoria de las víctimas del régimen nazi".

En su intervención, Larroulet afirmó que "los principios que representa esta distinción al presidente Piñera están en el centro de lo que ha sido uno de los compromisos fundamentales de su Gobierno: construir una sociedad de valores y durante estos cuatro años hemos dado numerosos pasos en esa dirección".

La distinción entregada al Jefe de Estado se adjudica en memoria de las seis millones de víctimas del Holocausto judío y le fue otorgada en la antesala de la conmemoración del día que recuerda ese hecho, el próximo lunes 27 de enero. EFE

 

Acto de Conmemoración a las Víctimas del Holocausto

Como todos los años,el domingo 26 de enero, los miembros de la Kehila Beit Emunáh del Principado de Asturias participamos del Acto Institucional de Conmemoración de las Víctimas de la Shoá, con el Ayuntamiento de Oviedo y el Gobierno del Principado de Asturias, en el monolito dedicado a la memoria de los asesinados, que se encuentra en el Parque de Invierno, en Oviedo, debajo de la panera.
Fue un acto abierto para toda la gente que deseó participar y en el mismo encendimos 6 velas, rezaremos el kadish (oración por lo muertos) e individualmente dejamos una piedra encima del monolito, que es la costumbre judía cuando se visita un lugar donde se recuerda a los muertos.

 

 

visitar galería...

-Para Pensar-