Sucot (Levítico 22:26-23:44)

Construyendo una Sucá

Eligiendo un lugar
Para construir tu propia sucá, primero elige un sitio que no tenga nada encima de el – es decir, que no haya un balcón encima, otro techo o un árbol. El área de la sucá debe ser al menos 70cm x 70cm, el espacio mínimo para que una persona normal pueda sentarse (su cabeza y la mayoría de su cuerpo) con una pequeña mesa dentro de la sucá. Si no tienes un patio trasero en tu casa no te preocupes, un balcón de apartamento también funciona perfectamente, siempre y cuando no sea techado.

Los muros
Una sucá "casher" necesita al menos dos muros completos y una pequeña parte del tercero. Los muros pueden ser de cualquier material, siempre y cuando sean lo suficientemente fuerte como para soportar un viento normal. Los muros deben tener por lo menos 1 metro de altura, pero no deben ser de más de 10 metros.
No debes construir muros especialmente para la sucá; se puede utilizar un muro de un edificio, o incluso una línea de arbustos. O si puedes encontrar un lugar que ya esté delimitado por 2 o 3 muros, ¡entonces gran parte del trabajo ya está hecha!

El techo
El término Talmúdico para el techo de la sucá es sjaj, que proviene de la misma raíz que la palabra sucá. El sjaj debe ser de cualquier material que crece de la tierra - es decir hojas o ramas (pero no metal, comida, etc.). Si estás utilizando tablas rústicas de madera, ellas no pueden ser más anchas que 35cm.
Además, el material del sjaj debe estar desconectado de la tierra – es decir, ¡no dobles un árbol o un arbusto para ponerlo encima de la sucá!
El material del sjaj puede ser colocado solamente después que los muros necesarios están puestos en su lugar.
El sjaj debe ser suficientemente denso como para dar mas sombra que sol durante el día. Sin embargo debe estar lo suficientemente abierto como para que las estrellas se vean a través de el durante la noche.
Como la sucá será tu "hogar" durante los siete días de sucot, es costumbre decorarla apropiadamente. Muchas personas cuelgan frutas y flores del techo, y colocan imágenes de Jerusalem en los muros y de otros temas judíos.

 

"Musas de Sucot" con entrada libre en Shoam

(Foto: Judith Ravitz en Shoam)
Los días 23 y 24 de setiembre se realiza nuevamente el festival artístico e interdisciplinario "Musas en Sucot" que se lleva a cabo en su 13 a. edición, en el "Gan Hajevel" de la localidad de Shoam. Las dos jornadas se realizan de 18 a 21. Los espectáculos centrales empiezan a las 21 y lo más importante: la entrada a todas las actividades es gratuita.

Es esta una gran fiesta musical, que responde al concepto del "ushpizin" que caracteriza la fiesta de Sucot y su objetivo es el hospedar invitados. Un evento novedoso que logra combinar dichos marcos tradicionales de cultura judía con el arte contemporáneo y la música. Ahora también con la danza, el video, el circo, etc. Y este año también se podrá visitar las cabañas tradicionales que están abiertas al público con el tema central que esta vez es muy simpático "De regreso a la infancia". Y entre los espectáculos se incluyen temas de cuentos infantiles como "La Casa de las Golosinas" de Hansel y Gretel, el "Armario de la Ropa de Nerania", "La casa de Fistuk" y "Rega con Dodly", canciones y poesías para los niños y otros puestos y espacios nostálgicos. En el escenario central estarán Ivri Lider y Judith Ravitz. El show de apertura será el 22 de septiembre con el show de Esther Rada y su grupo de músicos.
La directora artística Maya Fogel, explicó sobre este proyecto, que se trata de un marco en el que se incluyen eventos de arte plástica, teatro, música, moda, video, canciones y literatura. La idea continua siendo como al principio la de llevar lo tradicional a diferentes fronteras y cada una de las cabañas que se crean, contendrá una presentación relacionada con el tema elegido.
Se instalan siete cabañas dedicadas a diferentes sectores. En la cabaña de los niños dos montajes especiales son: "El Tesoro de las Canciones" un espectáculo musical con canciones que los niños cantaban hace 80 años y más con piezas de Bialik, Alterman, Levin Kipnis, Sarah Levy. Es una producción de Mediateque. "Los poetas cantan y cuentan," una interpretación musical nostálgica de los hermanos Vermont, con clásicos infantiles que se cantan y ejecutan al piano, el saxofón y la guitarra, canciones de Leah Goldberg, Miriam Stekelis, Nomi Shemer, Yonatan Gefen y más.

(Foto: Rega y Dolly)

En la cabaña del Arte se presenta "una nueva historia para un viejo juguete", con juguetes reciclados. En la cabaña del "Stand up Comedy" estarán Daniel Cohen y Yair Horovitz. En la cabaña de "Poesía y espíritu" se presenta como un puente que conecta al mundo, con diferentes opiniones, países, etc. Estarán allí Koby Arieli y Daniel Zamir. La cabaña "Blanco y negro en colores" revive antiguos y legendarios programas infantiles de la Televisión Educativa (Jinujit) con toques modernos: Parpar Nejmad, Bli Dodot, Abait shel Dodly, etc. También habrá una gran exposición titulada "De regreso a la Infancia".
Maya dice que "La fiesta de las cabañas" es propicia para encontrarse con diversos y fascinantes motivos del pasado y el tema de nuestra infancia colectiva es la base de la cultura hebrea y judía; representa los valores culturales de todos los tiempos y son un diálogo constante con el pasado. "Escrito por Chiquita Levov"

 


"Inversión millonaria en templo judío de EE.UU."


Un templo judío de Los Ángeles, conocido como el Templo de la calle Wilshire Boulevard, será objeto de una restauración de costes multimillonarios. Conocido también como "El Templo de las Estrellas", el edificio tiene 100 pies de ancho con una cúpula de inspiración bizantina, y ha sido abandonado durante los últimos ochenta años, ya desaparecida la congregación que lo sostenía.
Sus murales hermosos se habían agrietado, la cúpula de oro quedó ennegrecida por el hollín, el santuario quedó oscuro y sombrío. Un largo trozo de yeso cayó al suelo una noche.
Ante la amenaza de extinción que ha obligado a sinagogas en otras partes del país a cerrarse o a fusionarse, la comunidad de Los Ángeles decidió resucitar al Templo de Wilshire con fuerza: aprobó un programa de 150 millones de dólares para restaurar la sinagoga a su antigua grandeza y, de hecho, hacerla aún más bella, ampliando el campus para llenar toda una manzana y la construcción añadida de una escuela y un centro de servicios sociales para la comunidad.
Es desde todo punto de vista una apuesta costosa, ya que jamás se gastó tanto dinero en una renovación de la sinagoga. Y la renovación genera polémica, en un momento en que los recortes en los servicios educativos y sociales han sacudido a este Estado. Pero los líderes de esta sinagoga dijeron que no tenían otra opción. "No voy a vender este lugar", declaró Steven Z. Leder, el rabino jefe.
"Estoy muy contento con lo que está pasando en Wilshire," dijo Ron Wolfson, profesor de la American Jewish University de Los Ángeles. "Es un edificio espectacular. Podrían haber abandonado el edificio y venderlo por quién sabe cuántos millones de dólares a alguna iglesia. No lo hicieron. Tengo que respetar eso". En gran medida, la decisión de invertir en el futuro de esta sinagoga es una idea que tiene en cuenta los ritmos demográficos de Los Ángeles. Durante mucho tiempo, muchos de los judíos de esta ciudad se concentraron en el lado oeste, en lugares como Westwood, Beverlywood, Santa Mónica y Beverly Hills. Pero en estos días, muchos jóvenes judíos se están estableciendo en el lado este, menos costoso, en los barrios de Los Feliz y Silver Lake.


 

Preservando la tradición, dimos la bienvenida al Shabat con el encendido de las velas. Después iniciamos el servicio de Yom Kipur con el Kol Nidré, interpretado por nuestro querido Nataniel, con recogimiento y expectativas de vivir un año más, en comunidad, la fecha más importante del calendario judío.
El sábado por la mañana, comenzamos temprano el Shajarit de Yom Kipur, una vez más, siguiendo los servicios, los rezos, las charlas y el apoyo para seguir adelante y con fuerza, facilitando con la compañía el transcurrir del día. Al igual que otros años, hemos recibido la visita de nuestros miembros, dispersos en otras provincias. El día fue pasando y al caer la tarde, realizamos finalmente, el rezo de Neilá, esperanzados en una inscripción en el libro de la vida buena y dulce, concluyendo con el sonido del shofar.
Una vez terminado, procedimos a la realización de la havdalá comunitaria, y rompimos el ayuno con zumos y agua. Como una gran "mishpajá" bien organizada, preparamos las mesas y dispusimos los diferentes platos, disfrutando de un buffet al estilo americano, donde degustamos las deliciosas "jalot de la "cocina de Golda", una exquisita especialidad de cada Shabat, "huevos rellenos de bonito", "arroz basmati integral con pasas y piñones", "pastel de pescado Sarah's style", "ensalada fresca y fritos de merluza del cantábrico a La Pedrera", "quichè de verduras", "pinchos gijoneses de tomate y queso feta con albahaca y aceite de oliva", "tabla de quesos", el insustituible "humus de Avilés" y una deliciosa mesa de postres, la favorita de la noche... ¿por dónde empezar?: "Bizcocho santanderino de zanahoria con coco", "pastel milhojas Cata's", "bandeja de pastelitos variados", "rosquillas de la güela", "pastel de limón" y "galletas de jengibre y canela"... Yummmmmmmm…….!

A todas las personas que participaron, que contribuyeron, que cocinaron y a los que nos visitaron,¡MUCHAS GRACIAS!
¡Esperamos ansiosos encontrarnos en la Suca... y los deliciosos platos... YA ESTAMOS pensando el menú!

(Pinchar para ampliar la foto)