Jaiei Sara (Génesis 23:1-25:18)
Todo Queda en Familia

Cuando Abraham envió a Eliezer a buscar una esposa para su hijo Itzjak, su único criterio fue que buscara una mujer de la familia de Abraham. La Mishná nos comenta algo similar: "Que no te distraiga la belleza, mira la familia".
Siempre me interesó el hecho de que la familia fuese un criterio en la elección de la pareja. Entendería elegir según el carácter, los valores en común, o incluso quizás según la personalidad. ¿Pero por qué la familia? Obviamente debemos juzgar a las personas por quiénes son, ¡no por la familia a la cual pertenecen!
Déjenme explicarles primero cómo creo que esto es por lo general entendido de forma errónea. Me parece que se suele mirar éste asunto desde un punto de vista elitista: hay gente que considera que ciertas familias no son lo suficientemente buenas como para que sus hijos se casen con un integrante de ellas. Sin embargo, esto no es lo que la Torá nos está diciendo; eso es simplemente una arrogancia tonta.
Creo que el mensaje de la Torá es el siguiente: Las familias sanas generalmente producen niños sanos. Es una ecuación simple; si los chicos crecen en un ambiente estable, cálido y que les brinda apoyo, probablemente se convertirán en adultos sanos emocionalmente. Y si crecen en un hogar con conflictos e inestabilidad, seguramente deberán esforzarse mucho para lidiar con los desafíos de la vida. Por supuesto siempre existe el libre albedrio; los huevos podridos pueden provenir de las mejores familias y pueden brillar estrellas que provengan de las peores familias. Abraham, cuyo padre era dueño de una tienda de objetos de idolatría, es el clásico ejemplo de esto último.
Entonces, una regla útil para chequear al momento de buscar pareja es evaluar a la familia. Si viene de un contexto familiar disfuncional, estate atento a los problemas que puedan existir. Pero si viene de un hogar sano, siéntete alentado. A fin de cuentas deberás juzgar a la persona por quien es, pero los antecedentes familiares pueden servirte de guía y ayuda en el proceso.
La familia es un factor sumamente importante en el desarrollo de un niño. Los padres tienen gran influencia sobre quién será su hijo, lo cual es una gran responsabilidad. Mi primera esposa, Elana que en paz descanse, solía decir que lo mejor que se le puede dar a un niño son padres felizmente casados. Padres felices que están contentos el uno con el otro por lo general educarán niños felices. Un hogar feliz es un ambiente ideal en el cual crecer.
(Escrito por Rab Shaul Rosenblatt)

 

La Opera Israelí produce el nuevo ciclo de Nitza Shaul


El 22 del presente mes, se inicia la nueva temporada de la atractiva serie "Sonidos Mágicos", un exitoso espectáculo infantil en su 17a. edición, ideada y dirigida por Nitza Shaul y producida por la Opera Israelí en el marco de una actividad creada para favorecer a los niños. Este proyecto representa una experiencia multidisciplinaria para niños de más de cuatro años y para toda la familia, ya que a través de entretenidos conciertos se dramatizan secuencias de la infancia de grandes compositores, con música, danza y canciones.
Los niños además de escuchar la música de los clásicos famosos se enteran de datos sobre su niñez y comparten la vivencia junto a hadas, divinidades, bosques mágicos, reinas, payasos, bailarines, máscaras, etc. Es todo un mundo de fantasía hecho casi realidad. La serie tiene encuentros, cada uno dedicado a otro compositor o género musical. Este año estarán presentes Vivaldi, Tchaikovsky y Ravel. Será un viaje por el mundo de la danza y la sorpresa esta vez es una historia del importante dramaturgo William Shakespeare.
El espectáculo musical es acompañado generalmente por actores, músicos, cantantes y mimos. Por el amplio tamaño del montaje se usa un gran escenario ubicado en la confortable sala "Estudio" del Mishkan, donde los espectadores menudos se sentarán sobre alfombras y cojines; los padres detrás, en butacas. Además por el gran éxito de este ciclo las funciones se presentan también en otras localidades del país.
Al acercarse la apertura del ciclo, Nitza Shaul comenta sobre su serie: "Antes de cada temporada pienso en qué viaje voy a emprender con los niños y sus familias. Me alegro de ver algunas caras ya conocidas de temporadas anteriores y de encontrar una nueva audiencia que acude a este espectáculo para cruzar con nosotros un mar de música emocionante, en cinco montajes que componen toda la temporada. Sé que los niños están dispuestos a aceptar cualquier tipo de música, danza y eventos de artes visuales que les parecen creíbles".


Agrega: "Tienen un sentido intuitivo muy desarrollado, incluso los niños más pequeños, por ello responden ante una representación artística en cualquier formato siempre y cuando los enriquezca y levante el ánimo. Esta serie es una manera de mostrar la verdad del compositor que pasa por 400 años y llega justo al corazón del niño. Cada vez que surge un compositor que su obra se adelanta a su época, se abre una puerta a un estilo diferente, detrás de ello hay un niño que soñaba con inventar ese nuevo estilo".
El primer concierto de la serie se centra en "Vivaldi, el rey pelirrojo del barroco", con destacados bailarines del Grupo Sabotaje, coreografiados por Dima y con el cuarteto de cuerdas e instrumentos de teclado. El espectáculo se centrará en la historia de la infancia del compositor italiano, Antonio Vivaldi, que vivió en Venecia. Era un niño mago que comenzó a componer de muy pequeño y escribió cientos de piezas. Su obra más famosa es "Las cuatro estaciones". Se presenta entre el 22 y el 24 en dos funciones diarias, a las 17 y a las 18.30.

 

Estudiantes de Israel desarrollan diagnóstico para el Parkinson

 

Dos estudiantes de bachillerato han desarrollado el primer sistema informatizado para el diagnóstico del Parkinson que ha demostrado ser eficaz en el 94 por ciento de los casos, informa el diario "Haaretz". El dispositivo diseñado por los estudiantes Tal Waserman y Tomer Shraga, del Colegio Braude ORT de la localidad de Carmiel, permite por primera vez la medición uniforme de los síntomas de la enfermedad, un salto significativo en su diagnóstico que hasta ahora se basaba en mediciones subjetivas según diferentes parámetros.

"Hasta ahora, a los pacientes que llegaban a una clínica con graves problemas de movimiento motor se les pedía que hicieran varios ejercicios frente al doctor, y recibían una puntuación según la cual se determinaba si el Parkinson estaba presente y su gravedad", señaló Waserman.

"El diagnóstico, y con él la dosis de medicación que el paciente recibe, se basa en la opinión de un único doctor. Esta opinión puede variar de doctor a doctor. La idea es crear un sistema informatizado que indique grados precisos y pueda ser perfeccionado hasta lograr un diagnóstico claro y estandarizado", apuntó.
El sistema ha despertado el interés de representantes de la Universidad de Harvard, revelaron los ingenieros nacionales.

Los estudiantes fueron asesorados por el profesor universitario Alex Frid y contaron con la colaboración de los doctores Ilana Schlesinger y Shmuel Raz, del Centro para Desórdenes del Movimiento del Centro Médico Rambam, en Haifa, donde realizaron buena parte de su proyecto de fin de bachillerato.

Las pruebas mediante este sistema consisten en conectar al paciente a una cámara ciega frente a la que realiza varios ejercicios.

"El paciente se sienta frente a una cámara de 3-D ciega, que sirve de interfaz entre la persona y la máquina. Realiza ejercicios sencillos según las instrucciones del doctor y la cámara transmite los datos al ordenador que está detrás", señaló Frid.

El software posteriormente analiza los datos y recomienda al médico un diagnóstico.

"El nuevo software puede abrir una ventana a otras pruebas y a una investigación más profunda sobre la enfermedad", apuntó el académico.

Según Frid, "otra ventaja del sistema es que el análisis informático permite una mejor solución para determinar los parámetros que caracterizan la enfermedad, así como el diagnóstico de acciones motoras problemáticas que suelen caracterizar el Parkinson en pacientes a cualquier edad". EFE

Camisetas Beit Emunáh