Itró (Éxodo 18-20)
Ser, ser, ser...

Generalmente las personas se sorprenden cuando se enteran que Shabat es uno de los Diez Mandamientos. La gente entiende que asesinato, robo, adulterio e idolatría son cosas execrables para el judaísmo. Pero ¿Shabat? ¿Por qué es tan importante como para ameritar un lugar entre los diez mandamientos?

He escuchado decir que, a lo largo de los años, más de lo que los judíos han cuidado Shabat, Shabat los ha cuidado a ellos. Y creo que es una afirmación muy certera. En Shabat se prohíbe siquiera pensar acerca de negocios, menos todavía hablar de ellos o hacerlos. No se puede utilizar un auto. No se puede utilizar el teléfono. No se puede utilizar la computadora. No se puede cocinar. No se puede ir de compras. Es un día totalmente libre de distracciones. Un día en el que uno da un paso hacia afuera de la rutina de la sociedad moderna. En lugar de hacer, hacer, hacer, la persona comienza a ser, ser, ser.

Entonces, ¿cómo puede la persona llenar su día sin Blackberries, autos, computadoras, tiendas o negocios?

Bueno, para empezar, puedes pasar mucho tiempo con tu familia. Y lo puedes hacer sin distracción alguna. Dado que no puedes ver televisión o salir de compras, te vas a ver forzado a ocupar el tiempo con lo que uno suele evitar hacer a toda costa: hablar y relacionarse con otros. ¿O qué tal pasar el tiempo disfrutando del maravilloso mundo del que somos tan afortunados de ser parte? Sal a caminar, a respirar aire fresco, a contemplar los árboles y las flores. Siéntete en armonía con el medio ambiente.

Pero lo mejor de todo es que Shabat nos impulsa a detenernos y a pensar, reflexionar y auto-examinarnos. ¿Para qué estoy viviendo? ¿Para qué hago todo lo que hago? ¿Estoy concentrado en una meta o tan sólo viajo en piloto automático en un vehículo que se ha desviado hace ya tiempo de su curso inicial? ¿Estoy corriendo hacia algún lugar o simplemente estoy distraído por la experiencia de correr?

Shabat es un momento para pensar. Es un momento en el que podemos recordar para qué estamos viviendo. Sin un día que te obligue a detenerte y pensar, nunca lo harías. Te mantendrías tan ocupado con la vida que te olvidarías por completo de qué se trata la vida. La gente a menudo considera Shabat restrictivo. Obviamente nunca lo han experimentado adecuadamente. No conozco nada más liberador. Sí, restringimos algunas acciones, pero para poder liberar la mente, el corazón y el alma.

Y de manera curiosa, esto también aplica a nivel nacional. Shabat es uno de los Diez Mandamientos porque sin él, el pueblo judío se hubiera olvidado hace tiempo de quiénes somos realmente.

(Escrito por Rab Shaul Rosenblatt)

 

Puesta en escena de "Un baile de Máscaras" de Verdi

La próxima ópera que se pone en escena en la Ópera Israelí es "Un Ballo in Maschera". (Un Baile de Máscaras) de Verdi y Somma, una trama que ofrece cambio de identidad, amor prohibido, intrigas, conspiraciones y un asesinato político. Este nuevo montaje de la famosa ópera es dirigido por Michael Znaniecki; la conducción está a cargo de Daniel Callegari al frente de la Sinfónica de Rishon y con el Coro de la Ópera Israelí conducido por Eithan Schmeisser, que también alterna en la conducción.
El elenco de grandes solistas está integrado por: Kamen Chaney relevando con Christian Mogosan en el rol de Ricardo; Ira Bertman alternando con Mirela Grandinaru en el rol de Amelia; Boaz Daniel y Ionut Pascut hacen a Renato; Dalia Schechter y Svetlana Sandler se cambian en el de Ulrica y muchos más. La ópera se presenta entre el 17 de enero y el 1 de febrero.
"El baile de Máscaras" es una ópera en tres actos con música de Giuseppe Verdi y libreto en italiano de Antonio Somma basado en el de Eugene Scribe para la ópera Gustave III. Se fundamenta en forma muy libre y no del todo fiel a la realidad, en el asesinato de este rey, un tema que sirvió de inspiración a muchos compositores. En 1792, el rey de Suecia, Gustavo III, fue asesinado como resultado de una conspiración política contra él. Recibió un disparo de bala mientras estaba en un baile de máscaras. Esta versión de Verdi y Somma pasó por muchos cambios resultado de la censura de Italia y Francia.
Todo comenzó cuando en 1857 Verdi recibió un encargo para empezar a escribir una ópera sobre un rey, pero eso se transformó en la historia del rey Gustavo un tanto cambiada a nivel histórico. Somma

puso manos a la obra, pero el título Gustavo III debió cambiarse y se llamó "Una vendetta in dominó". También cambiaron los nombres de los personajes para disimular la relación con el asesinato real. En 1858 ya estaba terminada la ópera, y cuando comenzaban a ensayarla en Nápoles, tres italianos intentaron asesinar al emperador Napoleón III en París.
Los censores bloquearon la ópera, Verdi rompió su contrato con quienes la encargaron y comenzó una lucha legal, que obligó a los autores a cambiar los nombres de los personajes, los lugares de la trama y el nombre de la ópera que pasó a ser "Un Baile de Máscaras". Se estrenó en 1859 en el Teatro Apolo de Roma, con gran éxito. Desde 1935 su presentación en los escenarios de todo el mundo se ha hecho muy frecuente pero con una ambientación escandinava, y así se ha convertido en un hito internacional hasta nuestros días.
En la ópera se cuenta la historia del gobernador de Boston, Ricardo que está enamorado de Amelia, la esposa de Renato, su mejor amigo y consejero personal. El gobernador es advertido que hay un complot para asesinarlo pero él no hace caso a las advertencias pues está seguro del amor de su pueblo.
Disfrazado de ciudadano visita a Ulrika la adivina, y ella le dice que será asesinado. Los conspiradores intentan matarlo cuando se encuentra con Amelia. Pero un cambio de ropa entre el gobernador y Renato impide el hecho. Aunque más tarde él se entera del romance, decide matar a Ricardo y lo hace en el baile de máscaras sin saber que el gobernador había decidido alejarse de su esposa, al nombrarlo embajador de Inglaterra. Al matarlo descubre el nombramiento y recibe el perdón de su amigo.
El equipo de cantantes internacionales ya mencionado se completa con los solistas israelíes de la Ópera, Vladimir Braun, Noah Briger, Hila Fahima, Shiri Jershkovitz, Oded Reich, Eitan Drori, Mark Scheimer, Moshe Hass y otros.

El Fondo América - Israel celebró sus primeros 75 años

Días atrás tuvo lugar el acto de apertura de las celebraciones por los 75 años de la creación del Fondo Keren America-Israel en el Museo de Tel Aviv. Es una fundación de cultura de las más trascendentales y de las primeras del país. El acto contó con la participación de varios artistas importantes. Ellos fueron becados por esta fundación al principio de sus carreras. Se destacó la coreógrafa y bailarina, Noa Dar. Estuvieron Shlomi Shaban, el grupo cómico Tziporela, Sahar Azimi y los flamantes ganadores del reciente concurso de Primavera. Meira Gera, fue muchos años una dedicada activista y directora honoraria y en el acto recibió un premio por la labor de su vida.
La fundación Keren America Israel nació en 1939 y fue la patrocinadora de las principales instituciones culturales del país. Hoy en día , apoya a los artistas jóvenes en todos los sentidos a través de becas, seminarios y clases magistrales en Israel y en el extranjero, ofreciendo premios como concursos, programas de enriquecimiento, desarrollo, donación de instrumentos y préstamos a profesionales. El Fondo otorga becas en las áreas de música, danza, artes visuales y teatro, utilizando como base de selección un examen profesional y meticuloso.
Las becas y premios de la fundación son consideradas de gran prestigio en la carrera de los artistas.
Entre los becados con estos beneficios se hayan los artistas más importantes del pais, como Marina Maximilian., Sasson Gabai, Sandra Sadeh, Itai Tiran, Rita., See Heiman, Michal Rovner y muchos mas. Entre los presentes se hallaban también donantes, directores del fondo del pasado, amigos y antiguos alumnos de varias generaciones así como odestacadas personalidades del ámbito de la cultura.
El historiador de música, docente, conferencista y fundador de festivales clásicos, Yossi Shifmann, fue su director durante 6 años, entre 1982 y

87 y durante este periodo agrega varias áreas que recibieron atención. Antes la dirigió Guideon Paz, en dos épocas, luego Benny Galed, y actualmente el director es Lee Feldman
Shifmann, cuenta que el objetivo siempre fue el de asistir a las actividades culturales en todos los aspectos. Destaca que todo empezó con una fundación como el Keren Kayemet y el Keren Hayesod, en EEUU. Tenía una sede que era una propiedad valiosa, adquirida por aportes y donaciones. Cuando se vendió, el dinero se empleó para más proyectos y becas.
Más tarde los israelíes comenzaron a aportar también. Y así la fundación se repuso de una crisis económica. Más aún, los artistas que fueron becados y triunfaron en el mundo, reforzaron con aportes el presupuesto de la fundación. Actualmente el Keren América Israel cuenta con la colaboración de muchas otras instituciones y juntas realizan grandes proyectos.
Desde su fundación en 1939 y antes de que existiera el Estado de Israel, ya había aquí instituciones dedicadas a la cultura. Después de la Independencia, el Estado tampoco supo como manejar los asuntos culturales. Por eso la cultura la dirigían otras instancias, principalmente el Keren.
Yossi Schifmann, enumera una lista de instituciones que ya existían, como por ejemplo la Filarmónica, que funcionaba sin ayuda del Estado; el grupo de danzas Inbal; la compañía Batsheva, los teatros, etc. No había en la Fundación un presupuesto importante pero apoyaba a través de becas y se ocupaba del fomento general.
Otras personalidades famosas que fueron apoyadas al principio fueron Daniel Baremboim, Ytzhak Perelman y un distinguido grupo de artistas que estudiaron aquí y pudieron perfeccionarse en el exterior con sus becas. Más tarde se crearon los concursos, entre ellos el que hoy se conoce como Tajarut Aviv (concurso de primavera) que antes llevaba el nombre de Francoise Shapira. La primera que recibió el premio de este concurso fue Margalit Gafni, que hoy es primer clarinete de la orquesta sinfónica de Rishon Letzion. (Escrito por Chiquita Levov)

 

"Tu Bi´shavat, pasado y presente"

Tu Bishvat se menciona por primera vez en la Mishná, el código de la ley judía que data de alrededor de 200 dC. En ella, en el tratado Rosh Hashaná 1:1, el texto habla de cuatro nuevos años, todos los cuales están conectados a un antiguo ciclo de diezmos. Cada año, se esperaba que los israelitas den una décima parte de sus frutos al Templo de Jerusalén, donde eran ofrendados a Dios y también ayudaban a sostener la clase sacerdotal y a los pobres. El fruto de un año de diezmo no se podía utilizar para otro, los rabinos tenían que determinar cuándo una campaña agrícola comenzaría y terminaría. Eligieron el mes de Shvat como la fecha de corte, para esta época es cuando, en Israel, la savia comienza a correr y los árboles comienzan a despertar de su letargo invernal, antes de comenzar a dar sus frutos.Como Jánuca, Tu Bishvat es una fiesta post-bíblica, instituida por los rabinos. Sin embargo, la fiesta tiene raíces bíblicas. El sistema del diezmo en la que se basa se remonta a la Torá y a su profunda preocupación por los árboles, las cosechas, y el mundo natural, todos los cuales están en el corazón de Tu Bishvat. Comenzando con el árbol del conocimiento del bien y del mal en el Jardín del Edén hasta el final del mandato de Deuteronomio contra la destrucción de árboles frutales en tiempos de guerra, nuestro texto bíblico está lleno de árboles, tanto literal como metafóricamente. De hecho, la Torá misma se refiere a menudo como un etz jaim etz (árbol de la vida), basado en un pasaje en el libro de Proverbios. Aunque la celebración de Tu Bishvat tiene una historia larga y variada, el tema más comúnmente atribuido a la fiesta hoy en día es el medio ambiente. Se considera un festival de la naturaleza, lleno de asombro, alegría y agradecimiento por la creación de Dios en anticipación de la renovación del mundo natural. Durante este festival, los judíos recuerdan la obligación sagrada de cuidar el mundo de Dios, y la responsabilidad de compartir los frutos de la tierra de Dios con todos. Tu Bishvat cae a principios de la primavera en Israel, cuando las lluvias de invierno se retiran, y

empiezan a florecer las rosas y flores blancas de los almendros. Es por esta razón que las almendras y otras frutas y frutos secos nativos de la tierra de Israel, como así también cebada, dátiles, higos, uvas, granadas, aceitunas y trigo se comen comúnmente durante Tu Bishvat. En los tiempos modernos, Tu Bishvat se nutre del surgimiento del movimiento sionista a finales del siglo XIX y principios del XX, que volvió a enfatizar las conexiones del pueblo judío a la tierra y el mundo natural. Fueron los pioneros sionistas que -con un fuerte apoyo financiero de judíos en todo el mundo donaron árboles para marcar smichot (ocasiones especiales) - reforestaron la tierra de Israel, en gran parte bajo los auspicios del Fondo Nacional Judío (Keren Kayemet Leisrael). Como resultado de este énfasis en la plantación de árboles -en Tu Bishvat y durante todo el año- Israel se presenta como el único país en el mundo con un crecimiento neto casi constante de árboles.
Tu Bishvat no se menciona en la Torá. Según los estudiosos, fue originalmente un festival agrícola. Al igual que en el caso de muchas observancias judías, un acontecimiento histórico fundamental sirvió como catalizador. Después de la destrucción del Segundo Templo en el año 70 y el exilio que le siguió, muchos judíos sintieron la necesidad de unirse simbólicamente a su antigua patria. Tu Bishvat sirve en parte para llenar esa necesidad espiritual. Como ya no era posible traer los diezmos al templo, los judíos utilizaron este tiempo cada año para comer una variedad de frutas y nueces que se podría obtener de Palestina. La práctica, una especie de asociación física con la tierra, continuó durante muchos siglos. Los cabalistas del siglo XVI y XVII (místicos) de Palestina han creando un ritual para Tu Bishvat algo similar al seder de Pesaj. En Erev Tu Bishvat, se reunían en sus casas para una comida de quince tipos de platos, siendo cada uno de ellos asociados con la tierra. Entre plato y plato, leían una antología llamada Pri Eitz Hadar (frutos cítricos), una recopilación de pasajes sobre los árboles extraídos de la Biblia, el Talmud y el Zohar místico.
Hoy en día en el moderno Israel, Tu Bishvat se ha convertido en un festival nacional de la plantación de árboles para los israelíes y los judíos en todo el mundo.
Fuente : reformjudaism.org

 

 

Acompánanos a celebrar
Tu Bi´shvat

El 15 de Shvat se celebra el año nuevo de los árboles. Por ello, el domingo 19 de enero, a las 12 de la mañana nos reuniremos en casa de Laudy y Jaim que nos acogerán con hospitalidad, como siempre.
Plantaremos un árbol de sombra y un árbol de fruto y haremos el Seder, procediendo a almorzar a continuación. Si quieres participar, por favor, contáctanos...

-Para Pensar-