to close panel press <span>more</span> button on top
Today: 

Tu bi’Shvat, la tradición sefardí

Dentro de las costumbres sefardíes no hay mención siquiera de lo citado anteriormente, ni sobre comer frutas en honor a Tu bi’Shvat. En los textos cabalistas del Ar»i o en los de sus discípulos no aparece Tu bi’Shvat, ni ninguna tradición que pertenezca a esta festividad. Hasta el Rabí Natán Shapira de Jerusalén, uno de los discípulos del Ar»i, que cuenta en su libro «Tuv HaAretz» con detalle las características de las frutas de Eretz Israel y cita a Rabí Jaim Vital con sus 30 especies de frutas que crecen allí, no menciona al 15 de Shvat.

Toda una revolución ocurrió al final del siglo XVII. Rabí Benjamín HaLeví de Tzfat, el autor del gran libro cabalista y moralista «Jemdat Yamim», que se cree fue compuesto en el tercer cuarto del siglo XVII -que no pudo saber de ninguna fuente que la guenizá (depósito de documentos sagrados resguardados especialmente) de Egipto atestigua que en la época de los gaonitas se celebraba el 15 de Shvat, porque en el siglo XVII todavía no se había descubierto la guenizá-renovó la tradición del festejo de la fiesta de Tu bi’Shvat, por iniciativa propia, a pesar de no encontrar ningún texto que confirme esta fiesta en lo escrito por el Ar»i o por Vital. Rabí Benjamín HaLeví vio en esta iniciativa una revelación de espíritu y santidad, inspirada en Eretz Israel, que podría apresurar la llegada de la Redención (la cual es el tema principal de su libro). Compuso un ‘Tikún’ especial para este día, anexado a una cena festiva en la cual se comen 30 especies distintas de frutas que crecen en Eretz Israel, y se bendice y reza sobre cada fruta, se estudian fuentes de la Torá, de los primeros profetas y de los profetas posteriores, la Mishná, el Zóhar, proverbios que están relacionados con preceptos sobre árboles y frutos y con la Redención. El Tikún, es un orden de plegarias y liturgias, que adquirió gran significación en la Kabalá Luriánica de Safed, que ayuda a restaurar el estado ideal de la Creación a través de acciones prescritas que tienen influencia en el drama cosmológico.

Posteriormente trae la idea de Rabí Jaim Vital, sobre las treinta frutas de diversas especies que se dividen en tres grupos (Ver capítulo sobre Tu bi’Shvat y la Kabalá) con la fe que las ceremonias celebradas influyan a todos los árboles en general y al árbol sagrado – el árbol de la vida, en particular.

Los países de Oriente

En el centro de los festejos de Tu bi’Shvat en los comunidades de los países de Oriente se encuentra el Tikún del Jemdat Yamím y en el libro «Pri Etz Hadar incluyendo todo tipo de costumbres locales que cambian entre lugar y lugar y de canciones que fueron compuestas en especial para los poetas de la esa época.

La cena es muy festiva, como la del Seder de Pesaj, trayendo el máximo de invitados (vecinos, eruditos, pobres), decorando la mesa con adornos.

Salónica

Se sirven platos con frutas, como lo dice el Jemdat Yamím, pero se le agrega un guisado caliente compuesto de trigo y de castañas. Este es uno de alimentos especiales para Tu bi’Shvat. Se toma vino blanco. También aquellos que no consumen alcohol durante el año, deben beber un poco.

Las frutas, tanto frescas como secas, se sirven en platos decorados con flores. En la preparación de los arreglos de fruta y flores participa gente con sentido artístico. Hasta los niños, que en general se acuestan temprano, se quedan despiertos, para cumplir la leyenda que dice que un mensjaero de 6 años debe golpear a las plantas y decirles: «crece»; ya que es aceptado entre los judíos de Salónica que el mensajero baja de su residencia en el 15 de Shvat y decreta la vida de las plantas,

El rabí Yehudá Kalai, poeta de Salónica, compuso el poema «Coplas de Tu bi’Shvat» en Ladino, impreso por primera vez 1800 en Salónica. El poema incluye albanzas a D’s y canciones de cada fruto que se recitan al servirse el fruto correspondiente.

Esmirna y Asia

Sobre las tradiciones de Tu bi’Shvat para los judíos de Esmirna nos cuenta el Rabí Jaim Falag’i, quien era juez de la corte, que escribió 68 libros (equivalente al valor numérico de la palabra hebrea ‘Jaim’, vida):

«La noche del 15 de Shvat es el Año Nuevo de los Arboles, y en la mayoría de los países de la Diáspora y el exilio de Israel se acostumbró arreglar las mesas con frutas de los árboles y frutos de la tierra, cada uno según sus posibilidades, y cada uno eleva la bendición por otra fruta bendice el trigo después de la bendición posterior de las comidas:

“Te sacia con la flor del trigo” (Salmos 147: 14),

a fin que cuente con abundantes alimentos;

La mujer- por el fruto de la vid, como está escrito:

«tu esposa será como parra fecunda» (Id. 128:3);

El hijo por el olivo:, como está escrito:

«Tus hijos como brotes de olivo en torno a tu mesa» (Id. Ibid.);

La granada y la nuez por las hijas como está escrito:

«Toda espléndida, la hija del rey, va adentro, con vestidos en oro recamados» (Id. 45:14),

Dátiles y manzanas por los infantes, como está escrito:

«Debajo del manzano te desperté, allí donde te concibió tu madre,

donde concibió la que te dio a luz» (Cantar de los Cantares, 8:5),

“Hay miel y leche debajo de tu lengua” (Id. 4:1l)

y que otro bendiga por el aroma del etrog, etc.

Bagdad

También en Bagdad estaba muy extendida la costumbre de organizar un banquete de frutas en el 15 de Shvat según el orden del autor de “Jemdat Yamím”. Rabí David Sasón escribe acerca de Bagdad: «En la noche del 15 de Shvat se traen toda clase de frutos. Secos y frescos. Todo lo que se encuentre en la ciudad, y durante la fiesta se lee un versículo por cada especie, o una Mishná etc. Pero si la fecha acaece en Shabbat no se hace el banquete en ese día porque no se acostumbra salir en las noches de los shabatot fuera de los hogares».

El ben R’ Eliahu, compuso una oración especial para ser recitada el 15 de Shvat: «Te imploramos oh Señor: ¡Sálvanos! en este día en el que, para el árbol distinguido sabio de Bagdad Rabí losef Jaim, es nuevo año. Te imploramos, oh Señor, ¡Bríndanos prosperidad! en el día del año nuevo del árbol… ¡Benefícianos!… ¡Bendícenos!… ¡Guarda este año de toda peste y mal!… ¡Bendice el árbol del aceite, el olivo!… ¡Brinda lluvia en su tiempo y bendice la vid, el higo y la granada! ¡Bendice la nuez, el dátil y las manzanas!… etc., etc.

Así compuso Rabí Iosef Jaim una oración especial para ser recitada si el 15 de Shvat acaece en Shabat implorando la bendición divina para el etrog: «para que obtengamos etroguím bellos y espléndidos, limpios de todo defecto», para que podamos bendecirlos en la fiesta de las Cabañas y agregaba también que existe una larga tradición entre los judíos occidentales de implorar en este día por los frutos del etrog».

India

Las costumbres de los judíos de Bagdad pasaron a la India, ya que la mayoría de su población judía inmigró desde Bagdad. En India embellecieron y ampliaron el banquete de Tu bi’Shvat. Rabí Jacob Sapir, el viajero famoso de Jerusalén, que llegó en Tu bi’Shvat del año 1860 al hogar del millonario David Sassón en Bombay y un año después, en 1860 a la residencia de otro potentado, R’ Ezequiel Iehuda en Calcuta, describió detalladamente los banquetes en los que participó, pese a que no se encontraba muy feliz con esas costumbres recibidas de los libros de la Kabalá ya que él mismo era de los opositores a ese movimiento. Ve el origen de la costumbre en los judíos occidentales que en ese día ingerían gran cantidad de frutas. «Pero, los ashkenazíes abandonaron la costumbre y los sefardíes le fueron aumentando muchísimos más elementos e incluyeron también vino, pan, hortalizas, tanto que muchos creyeron que era una festividad y la consideraron como Día de Juicio, basándose en lo dicho en el Talmud: que el 15 de Shvat es el Año Nuevo de los Arboles, cuando se refería al día del pago del diezmo, y no en un día de Juicio o de comidas ya que los frutos son juzgados en Atseret (Pentecostés), y ya hemos visto un libro, “Pri Etz Hadar”, del mismo autor de «Jemdat Yamim», que describe la fecha así:

«Cada uno de los honorables que allí se encuentran dice un Yehí Ratzón (Sea Tu voluntad…) y Vihí Noam (Ponga el Señor el don de su dulzura y clemencia), y un capítulo y un fragmento del libro “Pri Etz Hadar”, sobre cada una de las 30 frutas que ingieren. Sobre cada una de ellas eleva su bendición con sagrada intención, tal como se hace al ingerir la matsá y las yerbas amargas en Pesaj, y cada uno de los comensales imita esa actitud y come una especie tras otra, tanto bendiciendo por él mismo, como compartiendo la bendición realizada por los primeros. Así hacen los segundos y los terceros con todo lo que se encuentra sobre la mesa. Con cada capítulo, una fruta nueva y con cada fruta una bendición. Hasta que se finaliza el Seder. Luego hacen un kiddush para bendecir el vino, y hacen la ablución de las manos y comen todo el banquete cada uno según su capacidad y con la apropiada intención.»

La zona del Cáucaso

Acerca de sus costumbres nos llegaron distintas informaciones. Uno de los viajeros de hace más de cien años dejó el siguiente documento: “El 15 de Shvat ingieren frutas, pero no es un día de fiesta en especial». Otro, nos relata: «En ese día solían comer y beber abundantemente, y hacia la noche se reunían en grupos para comer y los jóvenes y las señoritas salían con panderos bailando por el mercado y por las calles».

Persia

Este es un relato de un judío occidental que llegó allí en 1872: «Estuve en Persia en el 15 de Shvat… acostumbraban ir de casa en casa y por los pasadizos de las azoteas, se colocaban pañuelos en los que el dueño de casa colocaba granos y frutos y los arrojaba hacia arriba, pero no los ponía en el hogar»

Kurdistán

Ellos llaman a la jornada, en arameo: El anuncio de los árboles o La alegría de los árboles o La fiesta del árbol. Acostumbran comer la mayor cantidad de frutas, y se envían platos que contienen por lo menos tres especies de frutas distintas. Por las calles se ve a muchos jóvenes repartiendo las frutas. También los curdos musulmanes envían frutas a los judíos con la esperanza que las oraciones de los judíos también beneficien a sus frutos. Se invita a los hogares a diez personas y cada uno de ellos dice una bendición distinta. En la ciudad de Amadie, los hombres se reúnen en las tumbas de Jazán David y de Jazán Iosef, y llevan toda clase de frutas secas y frescas y hacen tortillas y el jajam explica lo que acaece y el significado de “y entonces cantarán todos los árboles del bosque”. Las mujeres consideran la fecha como propiciadora de encantos mágicos referidos a la fertilidad ya que unen sus suertes a la de los árboles. Las mujeres estériles piden tener un fruto en sus entrañas tratando de trasladar a si mismas ‘el embarazo’ que tienen los árboles el 15 de Shvat.

Los sefardíes de Jerusalén

Tienen las costumbres ordenadas por el autor de «Jemdat Yamim», y A. M. Lunz, que describe: «En ese día los sabios enseñarán en sus institutos temas especiales de los Sagradas Escrituras, la Mishná, el Talmud y el Zóhar referidos a los cereales y las frutas en el Año Nuevo y estarán despiertos casi toda la noche y se preocuparán de ingerir toda clase de frutos que se encuentran en la ciudad, y en particular los frutos de la Tierra

Al igual que en Lag Baomer solían ir a las tumbas del Sanhedrín y a la tumba de Shimón el Justo. Además, iban a pasear a la fuente de Yob y ver las aguas y sentarse a la sombra de los árboles que ese día rejuvenecían».

David Yelín describe la fiesta del año 1896 agregando: «Nuestros hermanos sefardíes embellecen la jornada con muchos honores y hacen un ‘seder’ como se merecen los dulces y exquisitos frutos que traen a los mesas preparadas al efecto. Y obsequios muy bellos salen de los hogares de los novios rumbo al de sus novias, Y todos los judíos tienen alegría y jolgorio».

Yemen

Los judíos yemenitas no recibieron el seder de “Jemdat Yamim” y no tienen festejos especiales en ese día. Sus poetas no compusieron ningún himno en su honor. Sólo en Adén se acostumbra a leer el primer capítulo del tomo Rosh HaShaná del Talmud en los oraciones matinales y vespertinas, dado que allí se menciona la efemérides.

Norte de Africa

Siguen el orden de Jemdat Yamim y del Pri Etz Hadar. Sus poetas compusieron textos especiales para Tu bi’Shvat. R’ Jacob Verdugo Y R’ Jaim y R’ Moshé Halahueh compusieron las obras más famosas.

Hemos visto todas las encarnaciones de la fiesta desde ser la fecha para el pago de los diezmos hasta ser el Día del Juicio de los Arboles, con oraciones y plegarias especiales desde la época de los gaonitas. La fiesta se olvida con el exilio y sólo quedan sutiles referencias en las distintas costumbres, entre las que se encontraban la ingesta de frutos entre los judíos de Occidente. Vuelve a recobrar vida en la Safed del Siglo XVII con un completo orden del banquete y con textos especiales de estudio, formato que se desarrolla particularmente entre los judíos de Oriente.

En nuestros días con el renacimiento de la soberanía judía sobre la Tierra de Israel, se reconvierte de un día en el que se comía frutas al día nacional del plantado de árboles.

קהילה בית אמונה

Comunidad Judía de Asturias

Proudly powered by WordPress