to close panel press <span>more</span> button on top
Today: 

Ciclo de Vida

Simjá Bat

Cuando en una familia nace una niña judía se festeja llevándola a la sinagoga, donde se recitan bendiciones y se le asigna el nombre que llevará. En sinagogas de tendencia más progresista (las llamadas conservadoras y reformistas) se hace una ceremonia en la que los padres son llamados a leer la Torá bendiciéndose tanto a la niña como a ellos.

 

Brit Milá

Es el pacto de pertenencia que cumple todo judío varón a los ocho días de su nacimiento. Es uno de los preceptos más antiguos, remontándose a los tiempos bíblicos, aún antes de recibir el pueblo judío la Torá. Consiste en cortar el prepucio del miembro viril, como está escrito en el primer libro de la Torá: Génesis capítulo XVII, versículos 9 al 14) «… y dijo D’os a Abraham: Y tú cuidaras mi pacto. Tú y las generaciones venideras. Éste es el pacto que cuidarán (cumplirán). Será circuncidado todo varón y será la señal de mi pacto entre vosotros y vuestro Dios. A los ocho días será circuncidado todo varón, y estará mi pacto en vuestra carne como pacto eterno…»

El hecho de no cumplir con este precepto se ve como una grave transgresión. Ya en la antigüedad era visto el «Arel» (no circunciso) como una vergüenza para Israel. Josué circuncida al pueblo antes de la entrada y conquista de Israel (Josué V-5-6-7)después del éxodo en el desierto. El profeta Isaías exclama en una de sus profecías de consuelo, hablando sobre Jerusalén, que «… no vendrán a ti ni el incircunciso ni el impuro».

El día de la circuncisión es un día festivo para la familia. Se recitan bendiciones y es motivo de festejo. Se lo recibe con el tradicional «baruj habá» («bienvenido») y se dice «… así como entra al pacto de Abraham, así entrará al estudio de la Torá, a la Jupá (palio nupcial) y a las buenas acciones».

La ceremonia de Brith Milá se puede hacer también aunque no haya minian (diez hombres que es la cifra mínima para realizar los rezos de forma comunal). El nombre completo de este precepto es «entrar en el pacto del patriarca Abraham, por ser el primero en cumplirlo». El Mohel, persona específicamente formada para ello, realiza la circuncisión, se le pone el nombre al niño y se recita la bendición: «… Dios nuestro y de nuestros padres haz vivir a este niño para su madre y su padre, y se llamará……»

Este precepto ha sido cumplido por el pueblo judío aún en los peores momentos de su existencia. Muchas veces se prohibió a los judíos practicarlo y muchos pagaron hasta con sus vidas por hacerlo. Aún en las condiciones infrahumanas de los días del holocausto, el judío trató de cumplir con este precepto que es uno de los tres grandes pactos del pueblo judío con Dios.

 

Bat Mitzvá

En los tiempos modernos se realiza también a las niñas la ceremonia de Bat Mitzvá, equivalente femenino de la Bar Mitzvá.

Después de esta ceremonia, a partir de los 12 años, las niñas judías son responsables de cumplir con los preceptos y mitzvot, especialmente en todo lo que una mujer judía deberá hacer para vivir su judaísmo en plenitud. En su preparación para esta ceremonia se destaca la enseñanza de la tradición judía, poniendo énfasis en las virtudes de las mujeres ejemplares de la historia judía, comenzando por las matriarcas bíblicas del pueblo judío (Sara, esposa de Abraham; Rivka (Rebeca), esposa de Isaac; Raquel y Lea, esposas de Iaacov), pasando por otras mujeres relevantes como Jana, madre del último juez de Samuel, o Bruria, en tiempos del Talmud, y llegando a las grandes mujeres judías del siglo XX, como Jana Senesz, Golda Meir (que fue primera ministra del Gobierno de Israel) o Ana Frank, joven escritora mártir de la Shoá (holocausto nazi) conocida mundialmente por su famoso diario escrito en Amsterdam en el escondite que compartía con su familia en los malditos tiempos del nazismo.

Esta costumbre de celebrar el Bat Mitzvá tiene relación directa con el avance de los derechos de la mujer y su protagonismo en estos tiempos iniciándose hacia la década del 1920. Se considera a la hija del rabino Mordejai Kaplan como la primera «Bat Mitzvá» conocida públicamente. El rabino Kaplan fue fundador de la línea reconstruccionista en el judaísmo religioso, ubicada entre el judaísmo conservador y el reformista. En ella se otorga un especial protagonismo a la mujer. En ambientes conservadores y reformistas (los más progresistas) las tradiciones y enseñanzas a una niña para el Bat Mitzvá son las mismas que se imparten a los varones, como la lectura de la Torá y las bendiciones. En los últimos años incluso se les enseña a colocarse los tefilin (filacterias) y el talit (manto para rezar). Entre los judíos ortodoxos esta costumbre es rechazada. Sólo en los círculos de la ortodoxia moderna se celebra algo del Bat Mitzvá, pero se excluye todo lo que tiene que ver con el ritual, el cual sigue reservado a los hombres.

 

Bar Mitzvá

Así se denomina la ceremonia en la que los varones que cumplen 13 años, asumen su responsabilidad como judíos para cumplir los preceptos, como está escrito en el Tratado de Principios (Avot V-25). Dado que ya ingresa como individuo en la comunidad, puede formar parte del Minian (grupo de un mínimo de 10 varones que se reúne para rezar por la mañana y tarde/noche) como a cualquier adulto. Es una costumbre señalar ese día en forma pública, no sólo en el seno de la familia como se hacía en la Edad Media avanzada. El primer sábado después de cumplir los 13 años y un día, el joven es llamado a leer la Torá, recitando las bendiciones correspondientes y se le honra también con la lectura de la Haftará (porción semanal correspondiente a los profetas). El padre o tutor es el encargado de llevarlo a la sinagoga y acompañarlo en la «Aliá» (lectura) a la Torá. El joven se prepara con anticipación para este evento trascendental en su vida y la de su familia con un maestro especial que le enseña la lectura de la Torá, las bendiciones y a colocarse los tefilin (filacterias) y el talit (manto para rezar). En muchas sinagogas, ya sean ortodoxas, conservadoras o reformistas, se organizan cursos de Bar Mitzvá, donde se agrupan jóvenes adolescentes que están próximos a la edad y se les enseñan las tradiciones, historia judía y todo lo que tiene que ver con el ritual. En la semana del Bar Mitzvá, el joven, en compañía de su familia y amigos, participa de la oración (tefilá) matutina (shajarit), se coloca los tefilin y toma parte activa en el servicio. A esto le sigue su participación también activa en el Kabalat Shabat (viernes al caer la tarde), que culminará en la mañana del sábado con el protagonismo del Bar Mitzvá en el servicio de Shajarit (matutino), en el que se lo honrará con la lectura de la Tora como queda dicho. También existe la costumbre de que el joven Bar Mitzvá dé una prédica (drashá) de contenido judío o sobre algún tema que aluda la lectura de la Torá de esa semana.MatrimonioCompromiso matrimonial Según el tratado de principios -Avot- un hombre está en condiciones de casarse a partir de los 18 años. La mujer antes aún. Para ello las familias propician la ceremonia en la que los futuros contrayentes se comprometen. El compromiso o «tnaim» es un precontrato matrimonial, en el que las familias de los futuros contrayentes dan un rango oficial al noviazgo y sólo puede romperse por causas de fuerza mayor, ya que se considera un deshonor romper un compromiso. Persiste la figura del casamentero o «shajdan», que buscaba pareja y propicia su presentación a los padres de los candidatos. Se guían por el conocimiento del linaje de las familias, intuición, simpatía personal, etcétera. Los casamientos son aceptados por los padres, según recomendación del shajdan o la casamentera «shadjente». Los novios son consultados y se requiere su consentimiento y su aprobación. En muchos círculos ultra-ortodoxos (jaredim) se sigue con esta modalidad hoy, pero mayoritariamente son los jóvenes quienes eligen y deciden con qué pareja desean contraer matrimonio. Como está escrito en Génesis capítulo II versículo 18 («… no es bueno que el hombre esté solo…»). En el judaísmo, el casamiento, llamado «jatuná» es el vínculo que dá origen a la familia. En tiempos bíblicos la poligamia estaba aceptada y permitida. El patriarca Iaacob, por ejemplo, tenía dos esposas. También testimonios bíblicos posteriores nos hablan de una vida familiar en la que se admitía la poligamia. Grandes figuras como los reyes de Israel, el Rey David por ejemplo, tuvieron varias mujeres según los relatos de los libros de Samuel I y II y Reyes I, pero desde la Edad Media queda establecida la monogamia en el judaísmo. Cada hombre puede tener sólo una esposa, aunque tanto el hombre como la mujer pueden contraer matrimonio varias veces según sean divorciados o viudos.

 

La Ketubá

Existe en el judaísmo un documento (pacto matrimonial) que se llama Ketubá, redactado en arameo (idioma hablado antiguamente entre los judíos, parecido al hebreo). En dicho documento están especificadas las obligaciones de los contrayentes, que son asumidas en el momento de casarse y que rubrican con su firma los novios.El casamiento en el judaísmo es un acto público. Se requiere que haya Minian (un mínimo de diez personas) y el acta matrimonial se firma ante dos testigos, que también firman la Ketubá. Por fuentes bíblicas sabemos que en la antigüedad los festejos de una boda duraban siete días. Las bodas judías pueden realizarse al aire libre, bajo el cielo, en el hogar de uno de uno de los contrayentes, en la sinagoga o en un salón, según elijan las familias. La ceremonia la realiza un rabino u oficiante bajo una Jupá (palio nupcial de tela, satén u otro material sostenido por cuatro parantes que, simbolizando un techo y la creación de un nuevo hogar judío) bajo la que se ubican también los contrayentes.En este acto, se lee la «Ketubá», que destaca especialmente las obligaciones que contraen los novios: la obligación del hombre de mantener económicamente el hogar, la de convivir bajo un mismo techo y la de ser fieles al vínculo, como también el respeto y la asistencia y ayuda que uno debe dar al otro. En el momento central de la ceremonia del casamiento, el novio coloca un anillo en el dedo de la novia y recita la bendición «…por este anillo me eres consagrada como esposa según la ley de Moisés y la tradición de Israel…». Según testimonios históricos, esta costumbre data del siglo VII.En la misma ceremonia se consagra el compromiso («tnaim») si no se lo hubiera realizado antes y después se realiza la «jatuna» o casamiento propiamente dicho. En la ceremonia de kidushim se recitan las siete bendiciones especiales para este acto. El oficiante consulta y solicita el consentimiento de cada uno de los novios. Ella lleva la cara tapada por un velo que levanta cuando se brinda por una larga unión. Al final de la ceremonia se rompe una copa de vidrio para cumplir con el juramento de generaciones, según salmos CXXXVII, donde se promete «…elevaré a Jerusalém a la cabeza de mi alegría…». O sea que en un momento tan sagrado y significativo de la vida de cada judío se recuerda a Jerusalém, que resume en sí toda la añoranza por Sión. Su sentido es recordar la destrucción de Jerusalén y

del Templo, y que aún existe mucha tristeza en este mundo. Por otra parte, en el gran casamiento de Dios e Israel se rompieron las primeras tablas. La ruptura de la copa rememora esta primera tragedia. Dicha costumbre tiene su origen en el Talmud, y se extendió hace 800 años.Cumplido este rito se exclama «Mazal Tov» («buena buerte») y se saluda a los novios y a los familiares. Existen distintas costumbres, según los lugares de origen de las familias. En todos se pretende que el casamiento perdure en el tiempo. Cuando los profetas de Israel querían dar consuelo y esperanza a su pueblo, recurrían a la hermosa metáfora de las bodas judías, diciendo que en las calles de Jerusalém volverían a verse novios y novias salir de sus jupot, cantando y regocijándose. Esta profecía se ha cumplido ya que actualmente se pueden escuchar los acordes de canciones festejando la alegría de novias y novios que se casan en los distintos y hermosos salones, sinagogas y hasta en el Kotel o Muro Occidental del Templo de Jerusalén, testigo de miles de años de historia judía.Divorcio En el judaísmo existe el divorcio. El vínculo del casamiento puede ser roto bien por desavenencias en el matrimonio o porque no haya descendencia (hijos) después de diez años de convivencia. En esos casos el esposo puede, si así lo desea, darle el divorcio a su mujer. El «Sefer Kritut», libro o documento de divorcio, es entregado a la esposa en una ceremonia presenciada por diez testigos. Este acto es rubricado por el oficiante y por dos testigos. En este documento (el guet) se recoge la ruptura del compromiso asumido por los contrayentes al casarse a través de la Ketubá. El judaísmo no fomenta el divorcio. Cuenta la leyenda que cuando una pareja se separa lloran los ángeles en el cielo. El documento de «Guitin» está escrito en arameo, idioma similar al hebreo que fue hablado durante siglos en Israel y Babilonia.
Kashrut
Las leyes de la dieta Las leyes de las comidas permitidas y prohibidas en la ley judía son varias. Si nos atenemos a la primera fuente bíblica, Génesis II-16, cuando D’os coloca al primer hombre, Adán, y a su mujer, Eva, en el Edén, entre las recomendaciones que les hace figura «… de todos los árboles del jardín podrán comer…». No existe en esta primera fuente bíblica ninguna mención de comida de otra índole (animal). Sólo escuchamos nuevamente sobre este tema en Génesis cuando el texto nos habla acerca de la proximidad del diluvio universal, de Noé y el arca que Dios le manda a construir para salvarlo a él y a su familia de este castigo, como también en la primera división entre animales puros e impuros que el texto menciona. Las limitaciones que son impuestas a la dieta de un judío las encontraremos en los textos subsiguientes de la Torá.
Las leyes de «Kashrut», es decir de la comida apta para el consumo, se basan en una idea fundamental: El hombre es en parte lo que come o ingiere. Si va comer animales salvajes, va a incorporar rasgos de agresión que esos animales poseen. La segunda idea tiene que ver con el concepto que encontramos en Deuteronomio XIV-1-2-3: «… Hijos sois del Señor, vuestro Dios… porque eres un pueblo santo al Señor… no comeréis ninguna cosa abominable…».Animales permitidos y no permitidosEl texto detalla los animales permitidos, los cuales deben reunir dos condiciones fundamentales para ser aptos al consumo de un judío. Según Deuteronomio XIV-6, «… todo animal de pezuña y que rumie entre los animales, ese podrás comer…». Es decir que deben tener las dos condiciones simultáneas. Recoge el Deuteronomio XIV-8: «… el camello, la liebre y el conejo no comeréis… asimismo el cerdo, pues aunque tiene la pezuña hendida, no rumia. Impuro será para vosotros, de la carne de ellos no comeréis ni tocaréis su cuerpo muerto…» Peces A continuación habla el texto de los peces permitidos, que deben reunir dos condiciones: tener aletas y escamas, ambas cosas simultáneamente (Deuteronomio XIV-9). De aquí se desprende que los langostinos, pulpos y mariscos en general están prohibidos. Aves «… Toda ave pura podéis comer…» (Deuteronomio XIV-11). En síntesis, las aves para ser «kasher» deben reunir dos condiciones: no ser aves de rapiña (águila, cuervo, etcétera) ni aves nocturnas. «… También todo insecto alado será impuro para vosotros, no se comerá…» (versículo 19).Hay mucha reglamentación sobre las condiciones que deben reunir los animales para ser kasher, como tratados en la Mishná (ley oral) y posteriores. Al ser un tema tan cotidiano se trataba siempre de cumplirlo con el rigor máximo.Existe la figura del «Mashgiaj» (supervisor), entrenado en estas normas, cuya tarea es supervisar al matarife en la matanza, en las carnicerías, restaurantes y casas de comidas para cuidar y hacer cumplir todas las reglas concernientes a la kashrut. Debe estar a la vista el certificado de kashrut otorgado por el rabinato superior de cada comunidad judía. Y por supuesto en Israel tiene rango nacional. Toda institución oficial, gubernamental (ministerios, hospitales, dependencias militares, escuelas, etcétera) tiene cocina kasher. En los círculos ortodoxos estas normas y cuidados son extremados, ejerciendo ellos mismos la supervisión de la «Shjitá» (matanza y todo lo concerniente al tema. Las dos fuentes bíblicas fundamentales respecto del tema las encontramos en Levítico XI 1-47 y Deuteronomio XIV-1 al 21.Aún los animales permitidos tienen restricciones: «… No mezclarás leche con carne en la cocción de los alimentos ni en forma cruda, carne con ningún derivado lácteo…» (Deuteronomio XIV-21).
Tanto las aves como los demás animales deben ser sacrificados de una manera especial, por un «Shojet» (hombre piadoso y adiestrado especialmente para esta tarea). Los animales no pueden estar enfermos ni defectuosos, ni estar muertos antes de ser sacrificados. Si no reúnen todas estas condiciones son «Treifá», nombre generalizado para lo que no es apto para el consumo de un judío. Está prohibido ingerir sangre animal (Levítico XIX-26). Hay un procedimiento especial en la preparación de las carnes. Que consiste en salarlas para desangrarlas, ya que la sangre simboliza el alma. Vegetales Sobre los frutos de la tierra, todos pueden comerse. Existen restricciones en cuanto a sembrar las semillas en la tierra. Está prohibido mezclar distintas semillas de trigo y cebada en una misma parcela (Kilaim) para que no se degeneren y salga algo híbrido.En cuanto a los frutos de los árboles se deben guardar ciertas normas. Sólo podrán ser comidos los frutos del árbol al quinto año de haber sido plantado. Antes el fruto es considerado «Orlá», no apto para el consumo. (Levítico XIX- 23-24).Utensilios y vajilla En las casas donde se cumplen las normas de kashrut existen dos juegos de vajilla: para lácteos y para carnes. También, dos fregaderos separados para lavarlas y una nevera para cada uno de estos tipos de alimentos. Se extreman las medidas con respecto a las normas de kashrut cuando se prepara la casa para la festividad de Pesaj. Mikvé tahará – Baño ritual Se trata de una fuente de agua natural de manantial, de lluvia o de pozo que se usaba para la purificación de las personas que habían estado en contacto con impurezas o habían tenido alguna enfermedad contagiosa. La Mikvé también tiene connotaciones rituales. Los conversos debían sumergirse en ella, así como los novios antes de su boda. En todas las comunidades judías existió durante siglos, aún hasta nuestros días. En las excavaciones arqueológicas realizadas en Masada (fuerte judío en tiempos romanos situado en Israel), se descubrió la existencia de una mikvé ritual en el Siglo I de la era común en las aldeas y «shtetlas». Antes de inciarse el Shabat (sábado) era costumbre ir a la mikvé. Hasta el día de hoy, el sumergirse en la mikvé es respetado en los círculos ortodoxos por las mujeres casadas después del período menstrual. En el Talmud se explican minuciosamente estas normas de pureza, las dimensiones que debe tener una mikvé y otras reglas que deben observarse para su uso.
Muerte
En el judaísmo existió siempre la idea de muerte, de que el hombre no es inmortal («… de la tierra vienes y a la tierra retornarás…»). De aquí que a los muertos se los entierre en cementerios judíos. Tradicionalmente está prohibida la cremación o la incineración de los restos mortales. Existen leyes y costumbres que tienen que ver con la observancia del duelo. La tristeza y dolor por la muerte de un familiar directo (padre o madre, esposa o esposo, hijo o hija, hermano o hermana, tíos, abuelos) es expresada en oraciones y costumbres especiales que se guardan en época de duelo. La costumbre de guardar duelo por familiares directos y cercanos nos remonta a tiempos de los patriarcas. Génesis (Breshit) XXIV nos relata cómo Abraham se levantó de su duelo al morir su esposa Sara y fue a ocuparse de conseguir un lugar donde enterrarla. Fue a ver a Efrón Tzohar Hajiti para que le vendiera una «Meará» (cueva que será luego el panteón de los patriarcas en la ciudad de Hebrón). Se relata cómo el patriarca Abraham se ocupó de todo lo concerniente al funeral de su esposa y cuánto pagó por esa Meará. Así, el primer patriarca del pueblo judío señaló a sus descendientes la forma de actuar cuando sucede la muerte de un familiar directo. Cuando los judíos llegan a cualquier lugar de la diáspora, una de sus primeras preocupaciones en la organización de la vida comunitaria es la «Jevrá Kedushá», asegurar un lugar digno para enterrar a sus muertos. Se suele buscar un lugar cercano al núcleo de población para el cementerio judío. La característica de los enterramientos judíos vienen establecidos en la ley que establece la «tahará», purificación del cuerpo mediante el lavado. Después se le envuelve en una mortaja blanca, llamada «Tajrijim». Muchos judíos se preocupan en vida por conseguir un poco de tierra de Israel para que, en caso de morir en la diáspora, ésta sea colocada debajo de su cabeza o sobre los ojos, en la tumba, en la cual se les entierra directamente, con el cuerpo orientado hacia Jerusalém. En los países donde su legislación prohibe este tipo de enterramiento, se mete el cadáver en una caja de pino lisa. En los cementerios judíos no se hacen monumentos funerarios y solo se pone en el lugar del enterramiento una losa, llamada «Matzevá». Una vez efectuado el enterramiento, la familia vuelve a casa para guardar el duelo. La Torá relata el duelo de Iaacob cuando cree que su amado hijo Iosef (José) fue despedazado, o el duelo de todo el pueblo cuando mueren Aarón el sacerdote y Moisés en el desierto, rumbo a la tierra prometida. El doliente se rasgaba las vestiduras, se sentaba en el suelo y ponía ceniza sobre su cabeza. También muchos no se calzaban en el período de la «Shivá» (los siete primeros días de duelo). Había personas que ayunaban el día de la muerte del ser querido. En la época talmúdica se guardaban casi las mismas costumbres antiguas, de lo que tenemos descripciones detalladas en distintos pasajes talmúdicos. Actualmente y según lo establece la Torá, es un deber guardar «Shiva» (duelo) por un padre o madre, hermana o hermano, hijo o hija y esposo o esposa. Durante la Shivá el doliente acostumbra a estar en la casa sentado en el suelo o en bancos bajos, sin afeitarse ni perfumarse. La primer comida es servida al doliente por sus vecinos o personas cercanas, dado que se entiende que en su dolor no se va a ocupar de cocinar. Tampoco se pone los tefilín (filacterias) el primer día de duelo, ni se estudia la Torá en los días de la Shivá. La primera semana de duelo, cuando se está en Shivá, no se estrena ningún traje ni vestido, permaneciendo en casa, a la que acuden los amigos a completar el Minian (10 personas) para recitar las oraciones, recitar el Kadish y acompañar a los dolientes. Lo que caracteriza a este período de duelo es el silencio, el hablar poco. No se escucha música ni se enciende la televisión. La plegaria especial de recordación a los fallecidos es el «Kadish», aceptación del doliente de los designios divinos que termina diciendo «… el que hace la paz en las alturas nos dará la paz a nosotros…» Esta plegaria, escrita en arameo, es recitada por los familiares directos, hijos, padres, hermanos y esposos. Recitada durante 12 meses significa la aceptación del veredicto divino de haber llevado a la muerte (morada eterna) al familiar, aceptando así lo que Job nos enseña: «Dios dio y Dios quitó, bendito sea su nombre». Algunos extienden este periodo de 8 días a 30, llamados «Schloshim», a cuyo término se suele ir al cementerio y realizar una ceremonia de recuerdo en homenaje al muerto. El máximo período de duelo es de un año.Después del mes de duelo ya se puede levantar una «Matzevá», piedra- monumento en homenaje al fallecido. Es costumbre generalizada realizar este homenaje al año del fallecimiento llamado «Iortzait», día en que se conmemora la muerte del familiar encendiendo una vela en señal de recuerdo.

קהילה בית אמונה

Comunidad Judía de Asturias

Proudly powered by WordPress